– Jun 30, 2019, 17:30 (CET)

El Bitcoin se recupera —y también su volatilidad— al calor de Libra

La criptomoneda más popular supera por primera vez en año y medio el valor de los 10.000 dólares, aunque sus idas y venidas siguen siendo constantes.

En diciembre de 2017, el Bitcoin estaba en boca de todos. La criptomoneda más popular salía definitivamente de los círculos geeks para colarse en los telediarios mundiales gracias a un ritmo de crecimiento que le llevó a cotizarse por encima de los 20.000 dólares. Apenas unas semanas después, ya en 2018, el Bitcoin comenzaba a caer en picado. En marzo su valor se había depreciado en más de un 60% hasta situarse por debajo de los 7.000 dólares.

De vuelta a la actualidad, la criptomoneda superó la semana pasada el valor de los 10.000 dólares, una cifra que no se había visto desde que se despeñara de su valor más alto hace año y medio. El 26 y el 27 de junio llegó a superar los 13.000 dólares, pero solo 24 horas después cayó un 22%. Un ritmo creciente con caídas repentinas en cuestión de minutos para después volver a subir que ha hecho que algunos vuelvan a recordar las semanas locas de finales del '17.

¿Pero qué hay detrás de este aparente 'resurgir' del Bitcoin? Como siempre, los analistas opinan que parece deberse a un cúmulo de distintos factores que se ha visto reforzado con el anuncio de Libra, la nueva criptomoneda que lanzará Facebook. Eso sí, este auge también ha llegado de la mano como decimos de una volatilidad tremenda solo vista quizá en otros modelos muy agresivos de especulación, que parece que es la cara que más pesa en el Bitcoin ahora mismo.

El Bitcoin 'vanidoso': siempre pendiente de lo que se dice de él

La gran caída de 2018 -y su gran subida- vino alentada por la entrada de Bitcoin como posible ventana de inversión para muchos particulares que seguramente no tenían ni idea de qué era el blockchain ni su funcionamiento. Más allá de la proliferación de exchanges, surgieron negocios enfocados en ayudar a personas neófitas a comprar criptomonedas como quien se inicia con una cartera de acciones. Y aquello explotó.

El auge durante el último trimestre de 2017 fue seguido por una brutal caída que muchos analistas vincularon con la nueva naturaleza del Bitcoin como simple activo de riesgo. El final del año, tras tocar el máximo de 20.000 dólares, coincide con la época en la que muchos pequeños inversores pero también empresas retiran parte de sus fondos para recoger beneficios o reestructurar. Sin embargo, lo peor llegó después.

Este gráfico muestra el nivel de búsquedas en Google del término 'Bitcoin' a lo largo del tiempo, donde se puede ver el gran pico del momento de interés previo a la subida y su posterior descenso.

Todo el 2018 se convirtió en un annus horribilis para el Bitcoin y el resto de criptodivisas, que llegaron a perder hasta el 80% de su valor y quedar en unos mínimos de 3.000 dólares. ¿Pero por qué? Más allá de la caída inicial, durante aquellos meses se sucedieron los escándalos: Exchanges que eran hackeados, escándalos de ICOs fraudulentas, timos en torno a la inversión... una espiral de malas noticias que sentó a Bitcoin cada vez peor por el simple miedo de los mercados: multitud de compradores de bitcoins emitiendo órdenes de venta ante la inseguridad y el riesgo de seguir perdiendo dinero.

Aquello concluyó con las decisiones de Google y Facebook de dejar mostrar publicidad sobre exchanges por la extrema volatilidad del Bitcoin como producto financiero. Sin embargo, una vez que solo quedaron las ascuas del incendio, la criptomoneda ha ido recuperando en este 2019 a ritmo lento su valor, de los 4.000 dólares con los que comenzó el año a los 6.000 de mayo.

Libra recupera el interés en las criptomonedas

El sprint final en la subida ha venido ligado según coinciden medios como Bloomberg o Financial Times con el anuncio de Libra, la criptomoneda de Facebook apoyada en una asociación de distintas empresas. Y no porque Libra defienda o apoye el modelo de Bitcoin -aunque bebe de muchas de sus bases también difiere en la participación de empresas o que no pueda ser minada-, sino porque simplemente ha recuperado el interés de parte del gran público en las criptomonedas. De nuevo, acudimos a las tendencias de Google para ver cómo la aparición de Libra ayudó a visibilizar de nuevo Bitcoin.

Otros análisis como los de The Tie también vinculan los rumores y posterior anuncio de Libra con el resurgir del Bitcoin, que pasó de 8.500 dólares a rebasar la barrera de los 10.000 por primera vez en año y medio.

Eso sí, también hay otras lecturas. La bajada repentina del 20% que ha tenido en los últimos días -si bien parece que se ha frenado- refleja para algunos que Bitcoin ha vuelto como activo financiero, con muchos inversores retirando su apuesta una vez que alcanzó un pico máximo. También es destacable ver cómo ha variado el perfil de las otras criptodivisas en todo este tiempo. Aquí vemos una comparativas de las 15 monedas digitales con mayor peso en el mercado en marzo de 2018 -momento de la gran caída- y actualmente.

Livecoinwatch / Hipertextual

La volatilidad de muchas de estas monedas menores ha hecho que ahora las subidas y bajadas del Bitcoin no les afecte tanto. Es decir, ya no se produce ese efecto espejo en el cual la gran criptomoneda arrastraba a las demás, un síntoma que de momento está afianzando aún más al Bitcoin como la gran divisa de su tipo, veremos si hasta el punto de recobrar sus mejores tiempos y, sobre todo, que se vuelva a hablar de ella como un mecanismo de pagos alternativo, y no solo como un valor especulativo.