La E3 de 2019 está siendo, sin duda, la feria del streaming de vidoejuegos. Si Microsoft ponía sobre la mesa la llegada de Xbox Scarlett con xCloud, Google hacía lo propio hace unos días con los detalles de Stadia y se rumorea el inminente anuncio de el servicio de suscripción de Ubisoft, ahora es Bethesda, la desarrolladora de Fallout, DOOM o The Elder Scrolls, entre otros, la que también se suma a la moda del juego en la nube.

Será con Orion, un servicio propio de juegos en la nube con el que la compañía quiere agregar sus juegos a los diferentes sistemas de straming. La idea tras la plataforma de Bethesda es la de brindar a los jugadores una experiencia de mayor calidad incluso con una conexión de internet lenta. El servicio entrará en beta este mismo año

Tal como se ha anunciado Orion, parece que la idea de la desarrolladora es complementar otros servicios y no competir contra ellos. Todo parece indicar que Orion se puede incluir en cualquier motor de juego y usar con cualquier plataforma de streaming a un menor coste para quien esté sirviendo los datos.

Orion delega parte de las tareas de computación al dispositivo local para aligerar la necesidad de transmisión de datos, a diferencia de Stadia que pone todo el peso en la nube. Tal como está planteado, Orion reduce el ancho de banda que se requiere para una experiencia de transmisión de alta calidad en un 40%, en palabras de Bethesda.

No se trata, por tanto, de un servicio para consumidores finales ya que está más enfocado a dar herramientas a los desarrolladores para que integren esta tecnología en sus juegos, independientemente del servicio de streaming que usen para distribuir el título.