Era uno de los rumores que más tiempo llevaba sonando y finalmente se ha cumplido: iTunes pasa a mejor vida para dejar hueco a nuevas aplicaciones que llegan para suplir de maneras más independiente y eficiente las funciones de esta. Termina aquí la historia de una herramienta nacida en 2001 y que ha estado presente desde entonces en millones de dispositivos alrededor del mundo, tanto Mac como Windows.

Una defunción que no se puede calificar como especialmente dolorosa, dado que el clamor que se había ido levantando hacia iTunes en los últimos años era cada vez más evidente debida su inoperancia y molestia añadida a la hora de efectuar muchas de las tareas cotidianas. Es por ello, añadido el mayor uso segmentado de otras apps, que la firma de Cupertino ha decidido desmembrar a la citada para subdividirla en otras imdependientes.

Ha sido anunciad durante el evento inaugural de la WWWDC 2019, donde también se ha dado a conocer la nueva versión del sistema operativo para ordenadores, que ha sido bautizado como macOS Catalina.

Mismas bondades, más opciones

Con la nueva separación de aplicaciones el usuario podrá hacer uso exactamente de lo que quiere en el momento que quiere, sin tener que depender de una app que aglutine todas las demás y, en la intención de agrupar todo bajo el mismo techo, no afine la experiencia en cada una de sus vertientes. Con un creciente panorama de podcasts y con servicios de suscripción propietarios tanto para música como para televisión, la separación de poderes parece más que lógica.

Las copias de seguridad de los dispositivos, sincronización, actualizaciones y demás gestiones que se realizaban anteriormente con iTunes podrán ser llevadas a cabo a través de una pestaña dedicada en el Finder.