En marzo ya sabíamos que la cosas iban a ponerse complicadas para Uber y Cabify dada la nueva regulación local que iban a poner en marcha las instituciones. Fue el 29 de marzo cuando la Generalitat aprobaba el decreto que echaba por tierra parte de las operaciones de los VTCs al obligara la precontratación en los servicios vinculados a este tipo de licencias licencias. Ahora es la compañía la que, al igual que en Barcelona, ha emitido un comunicado a sus usuarios informándoles de la nueva situación.

Uber confirma de esta forma que la nueva regulación ha forzado a la compañía a suspender su servicio UberX en la capital, dado que les obligan a que los usuarios precontraten sus servicio con 15 minutos de adelanto, lo que ha supuesto la salida de Uber de Valencia. No está claro cuáles son los planes de la compañía para el futuro, pero tan como indican, están estudiando opciones de futuro como ya sucedió en el caso de Barcelona, aunque se desconoce qué hará la compañía de transporte en el futuro inmediato.

Ahora queda pendiente cuál será el movimiento de Cabify en el mismo sentido, puesto que la limitación que afecta a Uber también repercute en las operaciones de la compañía española.

En términos de regulación el movimiento de la Generalitat Valenciana es similar al de Cataluña, por lo que la salida de Uber (y la más que probable salida de Cabify) era algo previsto por muchos usuarios, que han visto como de un plumazo sus opciones de transporte se han visto reducidas sin que, de momento, haya vistos de una legislación unificada que evite estas discrepancias entre comunidades autónomas.