La Generalitat aprobaba ayer mismo el decreto ley que regularía el sector de las VTC en Barcelona. Una norma altamente restrictiva que, una vez llegue a manos de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, cerraría el cerco –más si cabe– sobre Uber y Cabify. 15 minutos de reserva previa, que aumentarán a una hora en Barcelona, prohibición de geolocalizar el curso de los vehículos y la obligación de volver a cocheras una vez termine su actividad.

Ayer, Vector Ronda -la mayor propietaria de licencias VTC dirigida por Rosauro Varo y al servicio de Cabify– anunciaba el ERE de 1.000 de sus empleados. Hoy, le llega el turno a Uber: en un comunicado, la tecnológica ha anunciado su marcha de Barcelona. La única región en la que opera esta compañía en la región. La iniciativa que lanzaban a través de change.org para intentar frenar el decreto de la Generalitat con más de 150.000 firmas ha caído en saco roto.

Esta medida afecta a algo más de 2.000 licencias y, por consiguiente, a todos los conductores de las mismas. Es de esperar que, a partir de ahora, se sucedan EREs similares a los Vector en el resto de compañías propietarias de VTCs.

Mientras, en Madrid, la situación sigue bloqueada en su undécimo día de huelga indefinida. Las últimas negociaciones con el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, volvieron a caer en saco roto. El sector del taxi, por su parte, sigue con una nueva jornada de movilizaciones y con una nueva iniciativa: demandar a Uber y Cabify por competencia desleal.

Uber se despide

Hasta pronto, Barcelona

Hace casi un año volvimos a Barcelona con un compromiso: hacer las cosas bien. Desde entonces, más de medio millón de personas nos habéis elegido para moveros por la ciudad. Y miles de conductores han encontrado en Uber una manera de ganarse la vida.

Hoy, sin embargo, tenemos malas noticias. Ante las restricciones a las VTC aprobadas por la Generalitat de Catalunya, nos vemos obligados a suspender el servicio de UberX en Barcelona.

En Uber queremos que exista una regulación. Nuestro objetivo es convertirnos en un aliado a largo plazo de las más de 600 ciudades en las que operamos. Y Barcelona no es una excepción.

Pero, para contribuir a la vida de una ciudad, necesitamos una regulación justa. En el caso de Cataluña, una regulación que tenga en cuenta a los miles de conductores y usuarios de las VTC, que hoy ven desaparecer su medio de vida y su libertad de elegir cómo se mueven por su ciudad. La obligación de esperar 15 minutos para viajar en una VTC no existe en ningún lugar de Europa y es totalmente incompatible con la inmediatez de los servicios bajo demanda, como UberX.

Pero antes de irnos queremos daros las gracias. A ti Gemma, que te llevamos a la entrevista de ese trabajo que tanto te gusta. A ti Oriol, que llegaste justo a tiempo para las campanadas. Y, por supuesto, a cada uno de los conductores que habéis sido un ejemplo de dignidad y profesionalidad, incluso en los peores momentos.

A todos, gracias. Y a ti, Barcelona, esperamos vernos pronto. Te echaremos de menos.

👇 Más en Hipertextual