El largo litigio entre Apple y Qualcomm se saldó finalmente con un acuerdo en el que la empresa de la manzana usará los módem 5G de Qualcomm en sus próximos dispositivos. Horas después de este anuncio, fue Intel quien salió a anunciar que su recorrido en el desarrollo de módems 5G para dispositivos móviles se daba por terminado.

La razón que daban entonces era una válida pero poco explicita explicación en torno a los beneficios, afirmando que "en el negocio de los smartphones se hizo evidente que no existe un camino claro hacia la rentabilidad". Estaba claro que tenía relación con el acuerdo entre Apple y Qualcomm pero no se ha sabido qué evento era causa de cual. Hasta ahora.

Y es que en una entrevista con el Wall Street Journal a razón de la presentación de los resultados financieros para este primer trimestre de 2019 es de nuevo Bob Swan, CEO de la compañía, quien afirma que fue el acuerdo entre ambas quien dinamitó el segmento de la compañía y no al revés:

"A la luz del anuncio de Apple y Qualcomm, evaluamos las posibilidades de ganar dinero con esta tecnología para teléfonos inteligentes y concluimos en ese momento que simplemente no veíamos un camino"

Por tanto y según la propia Intel, no es que esta se hubiera retirado del negocio y que por tanto la única salida viable para poner 5G en sus dispositivos móviles, Apple se hubiera visto obligada a sellar la paz con Qualcomm. En cualquier caso, parece que Intel repetirá en su abastecimiento de chips 4G a Apple para los iPhone de este 2019.

Como resalta The Verge, Intel no está todavía completamente fuera del negocio del 5G. Simplemente que no dedicará más esfuerzos a los productos de cara a usuario, pero todavía puede centrarse en el equipamiento de redes para operadoras.

Según cifras de UBS, la decisión de abandonar el negocio de los módem para smartphone puede suponer a Intel un hachazo de hasta 2.600 millones de dólares en el año fiscal de 2021.