Vodafone, el mayor operador de telecomunicaciones de Europa, y Huawei niegan la existencia de puertas traseras en los equipamientos de red, tal y como ha descrito el diario norteamericano Bloomberg.

En un comunicado oficial emitido a Hipertextual, Vodafone asegura que las vulnerabilidades descritas por Bloomberg fueron resueltas entre 2011 y 2012. "La 'puerta trasera' a la que se refieren en Bloomberg es Telnet, que es un protocolo utilizado frecuentemente por varios proveedores en la industria para realizar diagnósticos. Esta [herramienta] no habría sido accesible desde internet", señala la compañía.

Vodafone asegura que la historia de Bloomberg "es incorrecta" cuando afirma que esta vulnerabilidad "podría haber dado a Huawei acceso a la línea fija del operador en Italia". La compañía, además, afirma no haber encontrado evidencias de accesos indebidos durante aquel periodo de tiempo. "Esto no era más que una equivocación al eliminar una función de diagnóstico después del desarrollo".

En un comunicado oficial emitido a Hipertextual, Huawei reconoce la existencia de "vulnerabilidades", aunque en ningún momento menciona el término "puertas traseras", como sí hace el diario norteamericano Bloomberg. "Somos conscientes de las vulnerabilidades que ocurrieron en 2011 y 2012, las cuales fueron abordadas en su momento. Las vulnerabilidades de software son un desafío para toda la industria. Al igual que todos los proveedores de tecnologías TIC, tenemos un proceso bien establecido de notificación pública y parches, y cuando se identifica una vulnerabilidad, trabajamos codo con codo, con nuestros socios para tomar las medidas correctivas correspondientes", asegura la empresa asiática.

En enero, Vodafone detuvo de manera preventiva los despliegues de redes 5G con equipamiento de Huawei. "A fin de asegurar no tomar ninguna decisión basada en la discusión política y sí en hechos demostrados, y por prudencia en la gestión de la compañía, hemos decidido congelar el despliegue de equipos core de red con Huawei en Europa", aseguró la operadora británica.

En paralelo, Huawei colabora con gobiernos, asociaciones y otros actores de la industria con el objetivo de hacer más transparentes todos sus desarrollos y paliar la desconfianza generada a raíz de las acusaciones vertidas por la administración de Donald Trump en torno a la privacidad y los vínculos con los servicios de inteligencia chinos.

En una entrevista con Hipertextual, José María Álvarez-Pallete, presidente ejecutivo de Telefónica, aseguró que "si Europa hace un bloqueo a Huawei, perderá la posibilidad de acelerar su despliegue".

Houlin Zhao, secretario general de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (organismo perteneciente a la ONU), afirmó a comienzos de abril que las acusaciones vertidas sobre Huawei podrían estar siendo utilizadas como un arma política. Actualmente, Estados Unidos y China se encuentran inmersos en una intensa "guerra comercial".