Era el último paso, la última frontera que tenía opciones a frenar la aplicación de la nueva normativa del Copyright europeo y sus infames artículos 11 y 13, pero al final el Consejo de la Unión Europea ha ratificado el texto que se aprobó recientemente, lo que supone que la directiva de los lobbys del Copyright entrará en vigor y los países de la Unión Europea tendrán que adaptarlo a su normativa interna, como es de obligado cumplimiento dentro del marco jurídico de la Unión Europea.

En total, se ha aprobado por 19 países que han votado a favor, 6 en contra y 3 abstenciones. Los países que han votado en contra finalmente han sido Italia, Luxemburgo, Países Bajos, Polonia, Finlandia y Suecia, mientras que Bélgica, Estonia y Eslovenia se abstuvieron durante el proceso de ratificación. España, tal como se esperaba, ha votado a favor de la ratificación de la directiva del Copyright, y el reducido número de países que han votado en contra no ha sido suficiente para su ratificación, aunque en este caso la mayoría no ha sido tan holgada como en otras votacionesNo es suficiente para una minoría de bloqueo.

Ahora, como marca la legislación de la Unión Europea, se abre un proceso de dos años mediante el cual los pormenores de la directiva deben añadirse a las normativas internas de los estados miembros, por lo que se espera que tras el proceso electoral en España, el nuevo gobierno tenga que poner en marcha una reforma legislativa de la ley de propiedad intelectual para dar cabida a la directiva, una normativa que se modificó recientemente para la aplicación del nuevo canon digital, pero que tendrá que reformarse de nuevo para los nuevos artículos sobre el contenido que incluye la directiva.

Queda pendiente por tanto como harán las empresas de contenidos para adaptar sus dinámicas y lo que suben los usuarios a las exigencias de la nueva directiva de propiedad intelectual, entre ellas algunos gigantes como YouTube o Facebook.