Tal como estaba previsto, el Gobierno de España ha aprobado el nuevo canon digital de compensación por copia privada, que llega un momento complicado de justificar en tanto, a día de hoy, la copia privada -el eufemismo que se utiliza para el contenido pirata en la red-. Las modificaciones sobre la base del concepto del canon son las mismas: se grava la compra de aparatos electrónicos y digitales y dicha recaudación lo gestionan las entidades de derechos de autor para compensar a los artistas.

En decreto, que ya está publicado en el BOE, señala los porcentajes que tiene que ir a cada uno de los titulares de derechos de autor, tal como apuntan en Civio. De esta forma, para los contenidos musicales se reparte al 40% para el autor, un 30% para los intérpretes y un 30% para los productores.

Sobre el contenido audiovisual, se reparte en tercios para cada uno de los titulares, y los libros, el 55% para el autor y el 45% para los editores titulares. También especifica el gravamen para los diferentes patinetes electrónicos y soportes digitales: las impresoras tendrán un canon asociado de 4,50 o 5,25 euros, según su velocidad y sistema. Los CDs, 8 céntimos y los los DVD, 21 céntimos. Así el resto de aparatos desde las grabadoras, hasta los móviles, que todos aquellos que puedan reproducir contenidos tendrán un canon de 1,10 euros, que sube hasta los 3,15 para las tablets.

El decreto también obliga a las entidades de derechos a hacer un uso especifico del dinero que recauden. Por ejemplo tendrán que dedicar un 10% actividades asistenciales y otro 10% a promoción y formación de los artistas, interpretes, etc. que estén bajo su tutela.
No obstante, el cambio más representativo es que tiene que ver con el secreto contable. Hasta ahora, los fabricantes y distribuidores podían escudarse en el secreto para no dar, a las entidades encargadas de vigilar que se aplique el canon y se graven los aparatos, la información necesaria. Ahora sí o sí tendrán que pasar por aro del control y no servirá el secreto contable para evitar que las entidades echen un vistazo en sus cuentas.