Con efectividad hoy mismo, jueves 25 de abril, Cabify anuncia que por primera vez en España permitirá a sus usuarios de Santander –y visitantes– pedir taxis desde su propia aplicación móvil.

Desde la española de los VTC afirman que, además, en un futuro próximo estarán disponibles también las alternativas de micromovilidad –motos y patinetes eléctricos– de Movo –disponible desde hace unas semanas también en Ciudad de México– desde la propia aplicación de Cabify. Por tanto parece que su objetivo es centralizar los servicios en su 'aplicación nodriza' de la movilidad.

El objetivo, centralizar los servicios de movilidad en su aplicación

Si bien se trata de un movimiento para evitar que los usuarios salgan de su aplicación, según afirma Mariano Silveyra, Presidente de Cabify en Europa, su objetivo es "reforzar" el taxi en esta ciudad:

“Con este proyecto nuestro objetivo es reforzar el taxi como una alternativa más al uso del vehículo privado en las ciudades y aprovechar el reconocimiento de la marca Cabify en España para integrar este servicio y dinamizar todavía más su uso”.

https://youtu.be/IDateRqnhns

Desde la empresa animan al resto de ciudades españolas a sumarse a esta colaboración en la que denominan su primera fase, afirmando que ya en "América Latina su aplicación puede utilizarse para la contratación tanto de taxis como de vehículos de transporte con conductor (VTC), con un reparto equilibrado entre las dos opciones". El servicio cuenta con presencia en diez países en centro y sudamérica.

Santander es la novena ciudad de España en la que Cabify tiene presencia, pero no es ni de lejos una de las más grandes a nivel poblacional. Por ponerlo en contexto, se encuentra entre las cuarenta mayores ciudades de España por habitantes, pero puede servir de lanzadera de una propuesta al resto de formaciones de Taxi en urbes más grandes.

Para unirse al servicio, los taxistas han de registrarse a través de una web lanzada a tal efecto. Cabify afirma que hay ventajas para quienes lo hagan, como atención 24h a los conductores, alcance a un mayor número de usuarios e incluso –y esta es una de las grandes quejas de los usuarios de taxi– la mejora del servicio gracias al sistema de valoraciones individuales a cada conductor.