El arte de un videojuego podría jugar un papel importante en la reconstrucción de la catedral de Notre Dame, luego del terrible incendio ocurrido durante la tarde de ayer. Assassin's Creed: Unity, ambientado en Paris durante la época de la Revolución Francesa, cuenta con una de las representaciones más fieles de la famosa catedral.

Si bien el proceso de reconstrucción será un proceso largo y todavía no es momento de tomar decisiones, algunos rumores que comienzan a circular apuntan que, tanto el trabajo hecho en Assassin's Creed: Unity, como el escaneo por láser realizado por el historiador Andrew Tallon servirían para tener una idea clara de las partes a reconstruir.

En el caso del videojuego, el equipo de desarrollo de Ubisoft designó la tarea a Caroline Miousse, una diseñadora de escenarios con suficiente experiencia como para hacerse cargo de uno de los lugares más emblemáticos de Assassin's Creed: Unity.

El proceso para crear Notre Dame en el juego , según comentó Caroline en una entrevista con Destructoid, tomó dos años y fue apoyado por un historiador. Aquellos que estén familiarizados con la saga Assassin's Creed sabrán la atención a detalle que le pone Ubisoft a cada juego cuando se trata de representar escenarios históricos.

Por cuestiones de jugabilidad, los desarrolladores tuvieron que tomarse algunas libertades creativas en el interior de la catedral. Del mismo modo algunas piezas — como los famosos vitrales — no pudieron reproducirse por cuestiones de derechos de autor.

Aún así, Notre Dame en Assassin's Creed: Unity es una de las representaciones más fieles jamás logradas en un videojuego. Ubisoft podría ofrecer los modelos en 3D de la catedral, los cuales servirían para tener una idea de cómo lucía en ese momento de la historia.

Notre Dame fue escaneada por completo usando un rayo láser

Esto complementaría con lo realizado por Andrew Tallon y sus modelos tridimensionales. Tallon, un historiador del arte, se dedicó a descifrar los misterios de las catedrales del gótico utilizando una tecnología de escaneo en la que un rayo láser genera datos cada que toca un punto de referencia.

El escáner, un LeicaStation C10, se monta en un trípode y toma la medida desde el origen hasta el punto donde golpea. Con una precisión de cinco milímetros es posible obtener millones de puntos que sirven para reconstruir un modelo tridimensional de la catedral.

De este modo Andrew Tallon fue capaz de escanear Notre Dame en un lapso de cinco días para registrar en su totalidad el interior y exterior de la catedral. Con la ayuda de Paul Blaer, de la Universidad de Columbia, escaneó más de mil millones de puntos que pueden convertirse en imágenes tridimensionales con la ayuda de un software dedicado.

Lamentablemente Tallon falleció en noviembre de 2018, pero su trabajo en la catedral francesa se mantiene y junto a los modelos tridimensionales creados por Ubisoft, podrían facilitar la tarea de reconstrucción de Notre Dame cuando esto ocurra.