Desde el pasado jueves el ciclón Idai ha destrozado parte delsureste del continente africano. Las autoridades todavía no dan una cifra exacta de fallecidos, pero la elevan a más de mil muertos, tal y como ha informado El País.

Las cifras de personas fallecidas podrían ascender en los próximos días, ya que el paso de Idai ha dejado a los países afectado sumidos en un océano de agua y barro. Al menos 1,7 millones de personas se han visto directamente afectadas por el paso del ciclón, según apunta el Programa Mundial de Alimentos de la ONU.

¿Qué es Idai?

Idai es el nombre que se ha dado a un ciclón tropical que se comenzó a formar a la costa de Mozambique sobre el pasado 4 de marzo, aunque no tocó tierra con esta forma tan devastadora hasta la tarde noche del jueves 14, momento desde el que se ha paseado por varios países dejándolos destrozados. Pero ¿qué es un ciclón tropical?

Huracanes, tifones o ciclones, da igual cómo se llamen. Todos son lo mismo. ¿La diferencia? El lugar en el que se han formado. La definición correcta para estos tres fenómenos es ciclón tropical. Estos ciclones son tormentas muy violentas en los que los vientos son de mínimo 119 kilómetros/hora. En este caso, los vientos de Idai llegaron a alcanzar los 177 km/h, por lo que se lo ha catalogado de ciclón tropical intenso.

¿Cuáles son las zonas afectadas por Idai?

El país más afectado por el momento es Mozambique y su ciudad, Biera, la que más daños ha sufrido, pero no es el único. Después de pasarse por este país el jueves de la semana pasada, se desplazó hasta Zimbabue y Malaui. En estos dos estados también ha dejado fallecidos tras las lluvias torrenciales y los fuertes vientos.

También se ha visto afectada la isla de Madagascar, ya que la tormenta se formó entre las costas de esta y las de Mozambique. Además, Sudáfrica ha sufrido tres días de fuertes lluvias debido a los efectos de este ciclón.

Google Maps

¿Cómo se forma un ciclón tropical?

Estas violentas tormentas tienen en el aire cálido y húmedo el combustible necesario para crearse. De ahí que este tipo de ciclones siempre comiencen en aguas templadas. En estas zonas, el aire cálido y húmedo asciende y deja tras de sí una zona de bajas presiones, que pasa a estar ocupado por el aire de mayor presión de los lados. Así que, según va subiendo el aire, el agua que se evapora también sube y crea las nubes. Así, va girando y girando... y se forma el ojo de la tormenta.

La tormenta avanza hasta chocar con tierra, en este caso hasta tocar Mozambique. En este momento se debilita y baja su intensidad ya que no le queda combustible del que alimentarse para seguir girando. No obstante, no desaparece del todo sino que baja de intensidad durante días hasta convertirse en fuertes lluvias. Una vez deja atrás el agua, antes de desaparecer del todo, los ciclones pueden llegar a causar grandes daños, como ha sucedido ahora o como ocurrió en 2008 con el ciclón Jokwe, el más intenso que había tocado el país en los últimos años hasta la aparición de Idai.

¿Cómo ha llegado hasta Zimbabue?

Teniendo en cuenta que los ciclones necesitan el aire cálido y húmedo que se da sobre las aguas templadas como combustible y que al tocar tierra comienzan a debilitarse, ¿cómo es posible que Idai se haya adentrado hasta Zimbabue?

Aunque estos fenómenos meteorológicos empiezan a perder fuerza al tocar tierra, esto no quiere decir que inmediatamente dejen de moverse. De hecho, la velocidad que ya llevan, aunque se frene poco a poco, les permiten ir de un lado a otro durante varios días antes de desvanecerse: "Los ciclones tropicales por lo general se debilitan cuando tocan tierra, porque ya no se pueden "alimentar" de la energía proveniente de los océanos templados. Sin embargo, a menudo avanzan bastante tierra adentro causando mucho daño por la lluvia y el viento antes de desaparecer por completo", tal y como apuntan desde la NASA.

Esto es lo que ha sucedido con el ciclón Idai, pero también con los huracanes que se mueven de un estado a otro en Estados Unidos, por ejemplo.

¿Cómo afecta el cambio climático a los ciclones?

En los últimos años parece que hay más ciclones tropicales, huracanes o tifones. Además, parecen más violentos que antes, ¿hay alguna relación entre estos hechos y el cambio climático?

Los estudios todavía se encuentran en fases "preliminares", por lo que no podemos afirmar nada con rotundidad. Pero sí que es cierto que para que un ciclón tropical se forme necesita que el aire esté muy caliente y debido al aumento de las temperaturas producidas por el cambio climático, si parece que hay una relación. No obstante, siempre ha habido ciclones de este tipo, por lo que habrá que esperar a que se produzcan más estudios al respecto antes de afirmar dicha relación.

Sí parece haber una relación más clara entre los ciclones tropicales que se han dado en los últimos años en Europa, como Leslie, que nos visitó durante el pasado mes de octubre, con el cambio climático ya que en esta zona no es tan común que se produzcan.

¿Cómo gira el ciclón?

Curiosamente, el hemisferio en el que se produce el ciclón tropical impacta directamente sobre el giro: "Las tormentas que se forman al norte del ecuador giran en sentido contrario a las manecillas del reloj. Las tormentas al sur del ecuador, giran en el sentido de las manecillas del reloj. Esta diferencia se debe a que la Tierra gira sobre su eje", según señala la NASA.

Así pues, al tratarse de un ciclón que se encuentra en el hemisferio sur de nuestro planeta, el giro es en el sentido de las agujas del reloj, diferente al giro que haría un huracán, por ejemplo.