Days Gone es la apuesta más importante de PlayStation, dentro de su catálogo de exclusivos, para esta primera mitad del año. Y es que si echamos la vista atrás, ya en las últimas líneas de la generación, el plantel del exclusivos de la compañía japonesa nos ha dado unas cuantas alegrías, y las que todavía están por venir si contamos con The Last of Us 2, Death Stranding o Dreams, entre otros. No obstante, Days Gone es una apuesta interesante dentro del *new age* de los estudios propios de Sony que de un tiempo a esta parte se han centrando en el sandbox.

El juego se presenta como un cross-over entre The Walking Dead y Sons of Anarchy, por mucho que sus creadores no hayan apuntando en ningún momento de su presentación en España las influencias de este título. Sea como sea, son influencias claras: la hermandad, la amistad y la pérdida en torno a club de motos y el apocalipsis zombie como telón de fondo. Lo cierto es que las sinergias son más que positivas, y al juego le sientan de maravilla, y por eso es extraño que nadie haya querido aprovechar su tirón cuando ambas series estaban en su máximo apogeo.

https://hipertextual.com/analisis/resident-evil-2

Ahora los zombies ya están de capa caída tanto en la televisión como en el videojuego (por mucho que Resident Evil 2 haya llegado con una gran aclamación), y lo cierto es que aunque pueda parecer contradictorio, Days Gone pone sobre la mesa una fusión que, aunque pueda parecer que llega tarde, lo hace en el momento justo en el que las propuestas de este tipo son bastantes limitadas, por lo que lo tiene todo para dar a todos esos jugadores huérfanos de títulos de zombies y hambrientos de mundos abiertos, en tanto los dos últimos grandes exclusivos de Sony ya tenían unas bases magistrales dentro del género, con Horizon Zero Dawn y Spiderman a la cabeza, y con el concepto mixto de God of War.

Pero vamos a lo interesante. En las tres hora en las que hemos podido tomar los mandos de Deacon St John lo cierto es que la mayoría de elementos que hacen bueno a un juego de este tipo encajan: tiene una buena historia de trasfondo, que, aunque no es más que la enésima variación del cliché de la pérdida, encaja a la perfección con lo que trasmite el juego, el sandbox en el que se desarrolla es lo suficiente grande con elementos especialmente creíbles, y con zonas y regiones diferenciadas que generan la suficiente sensación de no estar siempre en el mismo sitio. El tercero, y más importante: los elementos de jugabilidad, como el crafteo, el hecho de tener que estar pendientes de la moto y los diferentes elementos de supervivencia y combate nos han parecido bien encajados en este enclave de piezas, aunque como decimos se trata de una reformulación más del sandbox genérico que tendremos que ver cómo evoluciona a lo largo del propio juego.

No obstante, hay un detalle interesante que alejan a Days Gone de recadero clásico de los mundos abiertos. Nuestros movimiento, incluso las misiones secundarias tiene mucha carga narrativa, y en nuestra prueba todas la misiones están bien contadas para que quede lejos la sombra de la sospecha del recadero. Aunque habrá que ver si esto es aplicable a todo el juego (su duración de 30 horas con 6 horas horas de cinemáticas así lo apuntan), lo cierto es que en esta primera toma de contacto, la sensación que nos deja es que es bastante probable que el resultado final sea bastante positivo.

El juego, como todo sandbox, también tiene misiones secundarias, iconos en el mapa y tareas que hacer. Algunas de estas son limpiar la zona de nidos de engendros para generar puntos de viaje rápido o tomar zonas, por lo que tiene un sentido en el juego que resulta en un beneficio para el jugador. Desconocemos el número o la variedad de estas tareas, por lo que sería un poco precipitado comentar este extremo sobre la experiencia de nuestra pequeña toma de contacto. Lo mismo sucede con el árbol de habilidades o su impacto en nuestra forma de jugar, por lo que habrá que esperar a jugar al completo el título para sacar una conclusión con este respecto.

Sea como sea, las primeras impresiones de este son bastante positivas y tenemos muchas ganas de probar el juego completo para ver si se mantienen en el mismo sentido.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.