Los tiempos cambian. Si hace unos meses eran los conductores del taxi los que inundaban las calles de las grandes capitales, ahora le toca el turno precisamente a aquellos contra con los que se manifestaba la división más tradicional del transporte en las ciudades. Un precedente que ya se pudo ver en Barcelona hace pocos meses cuando el Gobierno de la Generalitat aprobaba la medida de precontrataciones para los vehículos VTC. Desde entonces los trabajadores de Uber y Cabify –que volvió semanas después con una tímida representación– se manifestaron por lo que consideraban el fin de su trabajo.

En Los Ángeles, la mayor parte de los conductores de Uber y Lyft han tomado la decisión de no recoger pasajeros a lo largo de un día completo. ¿El motivo? Uber ha reducido los porcentajes de pago de los conductores de la plataforma en esa región. Concretamente un 25%; lo que implica una reducción del precio por milla de 80 centavos a 60. Bajo este pretexto, los conductores de las plataformas llenaban las calles de la ciudad para protestar contra una situación que complica sus cuentas. Y no es la primera vez que los propios trabajadores de la plataforma avisan de la precariedad de trabajar para estas tecnológicas en Estados Unidos; una bajada de los precios implicaría complicar su llegada a fin de mes.

Igual que en México, una de las zonas en las que Uber ha sido mejor recibido, han sido los propios conductores los que han cargado con algunas de las situaciones que les ponen bajo el poder de la tecnológica. Víctimas de los robos de algunos clientes, amenazas por el sistema de puntuación y con problemas para llegar a fin de mes. Precisamente los mismos problemas que ahora sufren los trabajadores en Estados Unidos.

https://hipertextual.com/2016/10/uber-mexico-conductores

La elección de la fecha tampoco es aleatoria. Además de bajar el margen de beneficio de los conductores, aumentando de esta manera el de Uber, estos saben de uno de los anuncios más relevantes para la tecnológica. Uber se prepara para una de las salidas a bolsa más grandes de la historia de los mercado. Por este motivo, desde el punto de vista de los conductores, Uber debería asegurar los 28 dólares por hora con la idea de llegar a un sueldo digno.

En este punto, tienen cuidado de usar las palabras de sueldo mínimo. El sistema de Uber en Estados Unidos es el original de la plataforma: conductores independientes, por lo que no pueden acceder a sueldo mínimo establecido, pero sí suficiente como para sobrevivir. En contra de lo que se suele comentar de la actividad de los conductores en Estados Unidos, los cuales teóricamente utilizan la plataforma para completar su sueldo. Según el estudio de la New School y la Universidad de California, la mayor parte de los profesionales tienen a estas plataformas como su único medio de vida. Desde su punto de vista, un cambio en la economía del país –donde hay un crecimiento en la oferta de empleo– podría hacer emigrar a muchos de estos trabajadores a otros trabajos más rentables.