Sabido es que la narrativa cinematográfica se nutre en gran parte con la literatura de cualquier país y época, sobre todo en adaptaciones audiovisuales o, sencillamente, con referencias directas o sutiles a elementos, arquetipos o personajes de la misma. Esta segunda circunstancia es la que hemos encontrado por sorpresa **en el último episodio de la temporada uno de The Order**, la serie televisiva de género fantástico creada por Dennis Heaton (*Motive*) y Shelley Eriksen (*Private Eyes*) y estrenada hace muy poco en la plataforma de Netflix.

Cuando **Vera Stone (Katharine Isabelle), la rectora de la Universidad de Belgrave e importante miembro de la Orden Hermética de la Rosa Azul**, examina durante “Finals, part 2” (1×10) el relicario de la casa en la que residen los hombres y la mujer lobo de los Caballeros de San Cristóbal, recogido en su lucha contra magos como ella, reconoce varios objetos: el *Octavo Libro de Salomón*, el ojo de Apolo… y, sí, **una peluda extremidad que toma rápidamente: “¡Esto es mi pata de mono!”, exclama** con su alucine transformado en reprobación, blandiéndola.

Netflix

Dicha extremidad **alude sin duda alguna a uno de los cuentos de terror más famosos de la historia, escrito por el británico W. W. Jacobs en 1902: precisamente, La pata de mono**. Ya había sido parodiado en el capítulo “Treehouse of Horror 2” (3×07) de *Los Simpson* (Matt Groening, James L. Brooks y Sam Simon, desde 1989) o adaptado a su manera en “Forever” (5×17), uno de los mejores de *Buffy, cazavampiros* (Josh Whedon, 1996-2003). Pero no es posible saber aún si se trata de una simple referencia o si este trozo de simio disecado tendrá alguna función en la segunda temporada de *The Order*. Quienes se decidan a verla se enterarán.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.