Boeing se enfrenta desde hace unos días a una de las peores situaciones con las que ha tenido que lidiar durante los últimos años. Dos accidentes aéreos con cientos de muertos en menos de seis meses con sendos fallos en el sistema de despegue de su modelo 737 MAX 8 han provocado que aerolíneas de todo el mundo hayan dejado de utilizar estos aviones y países hayan prohibido su vuelo en el territorio.

El error, que se encuentra relacionado con el sistema MCAS de los aparatos y diversos sensores de seguridad, fueron ya identificados por la compañía y se prometió una solución vía software para ello, la cual parece haber sido emitida hoy para sus primeras pruebas. Este todavía no ha sido aprobado, no obstante, y no está claro cuándo podrán retomarse las operaciones habituales con estos modelos, los cuales permanecerán parados hasta entonces.

tps://hipertextual.com/2019/03/dos-mecanismos-seguridad-opcionales-pudieron-evitar-tragedia-boeing-737-max

Una actualización prevista

Este nuevo software ya estaba previsto en la hoja de ruta de Boeing, al que ahora acompañarán también de la instalación de sensores adicionales en las aeronaves. Todo ello permitirá que el piloto pueda tener el control completo del avión en caso de que intente actuar repetidas veces contra el mencionado sistema de despegue, algo que no habría sido posible en los accidentes mencionados y, a la postre, el motivo por el cual las aeronaves habrían terminado estrellándose al entrar en conflicto unas y otras acciones.

Los nuevos sistemas tendrán que ser instalados de manera obligatoria y los pilotos deberán ser entrenados para poder obrar en consecuencia a los nuevos modos de operación. Un proceso largo que que garantiza que no veremos pronto de nuevo a los MAX 8 en el aire.