El accidente de Ethiopian Airlines, que provocó la suspensión de todos los vuelos en aviones Boeing 737-MAX, pudo evitarse si la aeronave hubiera contado con dos mecanismos de seguridad. De acuerdo con The New York Times, estos hubieran sido cruciales para evitar los accidentes de Lion Air y Ethiopian Airlines.

Un indicador de ángulo de ataque, que muestra la lectura de los sensores del Sistema de Aumento de Características de Maniobra (MCAS), así como una luz de desacuerdo que se activa cuando la medición de los sensores no coinciden, eran dos mecanismos de seguridad que Boeing vendía por separado.

Una combinación de factores favoreció la tragedia. De entrada, las dos aerolíneas que registraron los accidentes son de bajo costo, por lo que adquieren la configuración más básica de los aviones que vende Boeing. Otro problema es que los cambios en el MCAS no se encontraban en el manual de uso de las aeronaves, por lo que los pilotos no pudieron conocer el fallo al momento del despegue.

A lo anterior se debe sumar que Boeing ya estaba consciente del problema del 737-MAX antes del accidente de Ethiopian Airlines, sin embargo el cierre del gobierno estadounidense provocó que la actualización de software para corregir el sistema MCAS no llegara a tiempo.

Boeing y la FAA, contra las cuerdas

Ante los sucesos, Boeing incluirá la luz de desacuerdo por defecto en todas sus aeronaves, según comentó una persona con conocimiento de estos cambios. Lo que no cambiará el fabricante estadounidense es su política de cobrar por otros aditamentos de seguridad, como el indicador del ángulo de ataque que seguirá vendiéndose por separado.

De acuerdo con el diario estadounidense, varios de los mecanismos de seguridad que vende Boeing como agregados, son opciones que deben incluirse por defecto en aeronaves que vuelan en otros países.

La Administración Federal de Aviación (FAA) no requiere algunos de ellos, lo que facilita que el fabricante pueda venderlos por miles de dólares. Ahora es la misma FAA quien ha sido duramente criticada por haber permitido volar al 737-MAX sin realizar una revisión a fondo de las aeronaves.

La actualización del sistema MCAS está planeada para implementarse durante abril. Los ajustes a las medidas de seguridad del Boeing 737-MAX no han sido confirmados por el fabricante, ya que se encuentra una investigación en curso.

👇 Más en Hipertextual