Información actualizada a las 00:20 horas, tras la finalización del shutdown, cuando el Senado de Estados Unidos ha terminado aprobando el texto que dará financiación al Gobierno hasta el 8 de febrero. De esta manera, se reabrirán los servicios y las agencias federales, reanudándose las actividades una vez que se obtenga el respaldo de la Cámara de Representantes.

Un cierre del Gobierno norteamericano, conocido en inglés como shutdown, sucede cuando buena parte de la Administración federal no puede funcionar por la falta de fondos. Esta situación ocurre en el momento en el que el Congreso de los Estados Unidos es incapaz de aprobar un presupuesto, bloqueando la financiación de las operaciones y de las agencias gubernamentales.

La última vez que el Gobierno de Estados Unidos entró en shutdown fue en octubre de 2013, cuando el parón financiero obligó a enviar a casa a más de 800.000 empleados. Sin embargo, los trabajadores que realicen tareas esenciales, relacionadas, por ejemplo, con la seguridad nacional, el control de aduanas y los servicios de inmigración o aeroportuarios, deben continuar en su puesto.

En una situación de este tipo, cada agencia gubernamental cuenta con planes de contingencia específicos, pero la directriz general es que se mantengan las funciones y actividades críticas, suspendiendo el resto de proyectos y labores diarias. Desde 1976 ha habido casi una veintena de shutdowns, cinco de ellos durante la presidencia de Jimmy Carter, por lo que el parón que ha vivido recientemente el país norteamericano durante el mandato de Donald Trump no es nuevo. El cierre de los servicios federales por culpa del shutdown también ha tenido un impacto importante en la actividad científica que lleva a cabo Estados Unidos, con repercusiones en el resto del mundo. Organizaciones como la NASA, los Centros para el Control y la Prevención de Estados Unidos (CDC, en inglés) o el buscador PubMed han congelado durante unos días su trabajo debido al shutdown.

NASA

La agencia espacial norteamericana ha sido una de las entidades afectadas por la falta de financiación. Según explicó Nature, las misiones en activo continuarían su actividad normal, al igual que los astronautas que trabajan dentro de la Estación Espacial Internacional. Dos de los tres tripulantes de la ISS deben regresar a la Tierra en febrero, pero su vuelta no se verá comprometida al haber finalizado el shutdown. En anteriores ocasiones, los parones duraron también unos días: el cierre más largo sucedió en 1995 (21 días), mientras que en octubre de 2013 fue de 16 días.

La propia NASA y sus diferentes proyectos, incluidos algunos tan emblemáticos como el telescopio Hubble o la sonda Orion, anunciaron que habían congelado su actividad comunicativa hasta el fin del shutdown. Quien también se vio inicialmente perjudicada por el cierre temporal fue Space X, que tuvo que retrasar la prueba del Falcon Heavy, prevista para finales de mes, al necesitar del apoyo de la Fuerza Aérea de Estados Unidos (Air Force). Posteriormente, tras la suspensión del shutdown, Space X ha vuelto a retomar sus planes, según ha publicado Engadget.

PubMed

pubmed

La Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos creó en 1996 PubMed, un motor de búsqueda de libre acceso para consultar artículos de investigación biomédica que estuvieran en la base de datos MEDLINE. Este servicio es utilizado hoy en día por científicos y periodistas de todo el mundo para consultar trabajos que hayan sido publicados. Debido al shutdown, PubMed no fue actualizado desde el sábado, tampoco se respondieron las consultas recibidas ni se realizaron las tramitaciones solicitadas por los usuarios, tal y como recogía un recuadro rojo en la página de inicio, que ya ha sido eliminado.

Institutos Nacionales de la Salud (NIH)

Durante el cierre gubernamental de 2013, el 80% de los trabajadores de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, en inglés) suspendieron su actividad, según un informe oficial. Es decir, de los casi 20.000 empleados de esta importante entidad científica, más de 15.000 tuvieron que irse a casa sin cobrar durante dos semanas. Esto supuso la paralización en la revisión de solicitudes de financiación para los proyectos científicos en Estados Unidos y la paralización de nuevos ensayos clínicos, aunque los ya previstos continuaron.

El plan de los NIH para el reciente shutdown preveía que 602 trabajadores siguieran con actividades esenciales como mantener los modelos animales de los ensayos o vigilar otras propiedades; 586 continuarían con estudios médicos que ya estén en marcha y 2.223 realizarían tareas de atención a los pacientes. La comunicación en redes sociales, como ocurre con la mayor parte de organismos afectados por el shutdown, también se paralizó hasta hace unas horas.

CDC

La mayor parte de los empleados de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) tuvieron que dejar sus puestos temporalmente. Según la información oficial, los CDC tenían previsto seguir trabajando en la investigación de brotes epidémicos, como la gripe, el procesamiento de muestras de laboratorio y el mantenimiento del centro de operaciones de emergencia. Eso sí, lo iban a hacer con una "capacidad significativamente reducida", según habían advertido. Tom Frieden, anterior jefe de los CDC, había alertado de que esas tareas podrían verse muy afectadas por culpa del parón gubernamental, como él mismo experimentó hace cuatro años. Finalmente, el cierre federal no ha tenido las consecuencias esperadas.

Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS)

El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) anunció que iba a mantener algunas de sus actividades esenciales. Una de ellas fue la monitorización de terremotos en todo el mundo a tiempo real, realizada por sismólogos de Colorado. El resto de tareas esenciales del USGS, como le ocurrió a otras agencias federales, fueron suspendidas de forma temporal. Este es el caso, por ejemplo, de la dinamización en redes sociales, según comentaron en su cuenta oficial de Twitter. Horas después del final del shutdown, el USGS ha vuelto a redes sociales difundiendo las últimas informaciones sobre el terremoto de Alaska.

NOAA

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, en inglés), que forma parte del Departamento de Comercio de EEUU, también dio a conocer en Twitter la paralización de su actividad. Según datos de Nature, más de 5.300 de los 11.400 empleados de la agencia conocida como NOAA iban a seguir trabajando en las tareas de monitorización y meteorología y en la recogida de datos sobre emisiones de gases de efecto invernadero. Hace unos minutos la agencia ha dado a conocer su vuelta a la normalidad.

FDA

Una de las organizaciones que no llegó a difundir su parón en Twitter fue la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés). En su caso, la mayoría de empleados prosiguieron durante el cierre federal con sus actividades de revisión de nuevos fármacos, financiadas parcialmente por la industria. No continuaron con las investigaciones que se hubieran puesto en marcha durante el período de tiempo que duró el shutdown. La agencia tampoco ha publicado su regreso tras el cierre gubernamental.

Fundación Nacional de Ciencia (NSF)

Durante el cierre de 2013, la Fundacional Nacional de Ciencia (NSF, en inglés) envió a casa al 98% de sus empleados. Estaba previsto que en caso de repetirse la situación, la entidad suspendería la realización de pagos a proveedores y grupos de investigación o la revisión de propuestas científicas que solicitaran recibir financiación. La NSF comunicó en Twitter su parón, y esta mañana ha vuelto a su actividad normal.

Bonus track

El Departamento de Energía, que no publicó nada en redes sociales sobre el shutdown, continuó su trabajo gracias a la financiación externa. El Instituto Nacional de Investigación sobre el Genoma Humano sí paró, tal y como confirmaron en Twitter, al igual que otros centros que forman parte de los NIH.

Por último, los monumentos y los parques nacionales podrían haberse visto afectados durante los días que duró el cierre federal, aunque el impacto no fue tan grande como en 2013. La mayoría de dependencias de los Smithsonian o de parajes tan importantes como Yellowstone y el Gran Cañón continuaron abiertas y, tras el final del cierre gubernamental, las instalaciones han proseguido con su trabajo habitual.

https://twitter.com/GrandCanyonNPS/status/954800918708367360