Según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), hace apenas unas horas se ha producido un terremoto de intensidad 7,9 a 280 Km de Kodiak, Alaska. El sismo ha sido detectado a 10 Km de profundidad, en mitad en la plataforma oceánica, por lo que el servicio ha alertado de la posibilidad de un tsunami inminente, que finalmente no ha ocurrido.

Según el Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos (NOAA), toda la costa de Alaska, desde la remota estación de Attu hasta la isla de Vancouver, se ha puesto en alerta por la posibilidad de sufrir un maremoto consecuencia del sismo ocurrido. El peligro llegaría, según informa el NOAA, hasta las costas de México, aunque esto fue solo la información preventiva. La alerta de tsunami ha sido cancelada horas después sin que se produjera ni tampoco se ocasionaran daños personales o materiales.

Otro terremoto en el "círculo de fuego"

La zona afectada es comúnmente conocida como "círculo de fuego" debido a la convergencia de varias placas tectónicas muy activas. La placa del Pacífico está en contacto directo con la placa de Norteamérica, y la de Juan de Fuca, en esta zona. Junto a la confluencia con la placa de Cocos y la de Filipinas, esta zona es conocida como el círculo de fuego.

Ya en 1964, Alaska sufrió un terrible terremoto de 9,2 y que duró unos 4,5 minutos. Este es considerado el terremoto más poderoso registrado en Norteamérica, y el segundo más fuerte en la historia de la humanidad.​ El sismo fue origen del segundo tsunami más devastador de la historia cuya altura de ola máxima registrada fue de sesenta y siete metros.

Alertas pero sin peligro, por ahora

A pesar de la alerta inicial de tsunami, las autoridades están siendo muy positivias con el impacto que pudiera causar el terremoto y los fenómenos asociados. Por el momento no se cuentan daños ni materiales ni personales puesto que el epicentro se encuentra bastante alejado de las zonas y núcleos habitados.

A pesar del shutdown, el cierre del Gobierno federal que fue suspendido hace unas horas, las agencias han compartido las estimaciones de los posibles impactos y el tiempo estimado que tardarán en producirse los diferentes fenómenos. Su información ha sido actualizada en tiempo real en la página web del USGS.