El OnePlus 7 es uno de los terminales más esperados de este 2019. La firma asiática ha logrado en los últimos años hacerse un hueco entre los fabricantes más seguidos del mercado por méritos propios y al exitoso 6T se espera que le siga en la primera mitad del presente curso la nueva iteración en la línea de terminales móviles de la marca.

La firma ya adelantó el pasado mes de diciembre que su OnePlus 7 sería uno de los primeros terminales en llegar al mercado en 2019 con el nuevo procesador Snapdragon 855 de Qualcomm, habiendo de encontrarse ultimando los detalles de este dispositivo. Así lo revela la primera supuesta filtración del teléfono, que además revela el que podría ser su aspecto más relevante: la ausencia de cámara en el panel frontal.

¿Sumándose a la moda deslizante?

A pesar de que las imágenes no se encuentran contrastadas y no se puede afirmar que finalmente el diseño del terminal vaya a ser así, estas revelan al supuesto OnePlus 7 junto al actual OnePlus 6T y ponen en primer plano el mencionado cambio. En lugar de notch en forma de "gota de agua" del último terminal de la firma, el próximo podría optar por esconder totalmente la lente delantera bajo el panel de la pantalla con un mecanismo deslizante como el que ya hemos visto en el Xiaomi Mi MIX 3, por ejemplo.

Imagen: SlashLeaks.

Las hipótesis se inclinan hacia esta teoría por la carcasa en la que se encuentra enfundado el dispositivo en la imagen filtrada, donde resta un espacio en la parte superior que –siempre teóricamente– ocuparía la cámara y los sensores frontales una vez desplegados. No obstante, y a pesar de que ciertamente podría resultar una filtración verdadera, resulta difícil imaginar a OnePlus optando por esta solución en lugar de una cámara perforada en la pantalla –como la del Huawei Nova 4, por ejemplo–, que parece ser una de las tendencias que más se extenderá en los fabricantes de Android durante este año.

En cualquier caso, saldremos en los próximos meses, que se prometen intensos. Samsung revelará su nueva y extensa gama Galaxy S el próximo 20 de febrero, y se espera que Huawei haga lo propio con el P30 en algún momento entre el próximo mes y marzo. Junto a ellos, OnePlus y Xiaomi podrían terminar de completar el conjunto de apuestas asiáticas para el segmento premium del mercado en estos primeros compases del año.