México está frente a un problema similar al que se ha vivido en ciudades de España, en donde los patinetes eléctricos y bicicletas han invadido áreas peatonales evitando el libre tránsito. Ante las recientes protestas, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, anunció que las empresas deberán pagar por invadir aceras.

En conferencia de prensa, Sheinbaum dijo que ya trabajan en una regulación para los vehículos de movilidad urbana como bicicletas o patinetes eléctricos. Será la Secretaría de Movilidad (Semovi) la encargada de dictar las reglas y los costos que deberán pagar las empresas que no cumplan con esta regulación.

Este anuncio viene luego de las protestas realizadas por vecinos de diversas demarcaciones en donde operan estos servicios. Habitantes de alcaldías como Miguel Hidalgo, Benito Juarez y Cuauhtemoc piden que se les consulte antes de otorgar un permiso temporal a empresas como Mobike, de quien dicen ha invadido banquetas, pasos peatonales y rampas para silla de ruedas en los últimos meses.

Hasta el año pasado, la Semovi había otorgado permisos temporales de 15 a 45 días a Mobike o VBike como parte de un programa piloto. Antes de tomar posesión como jefa de Gobierno, Sheinbaum anunció que existiría una regulación para las bibicletas sin anclaje y patinetes.

A diferencia de Ecobici, que cuenta con puntos de acceso dedicados, los otros servicios de movilidad permiten que el usuario deje el patinete o bicicleta en cualquier lugar "que no impida el tránsito". Eso no ha ocurrido y los vecinos han protestado enérgicamente desde el año pasado sin que la Semovi haya tomado cartas en el asunto.

La gota que derramó el vaso fue el anuncio de la Semovi del jueves pasado, en donde su titular Andrés Lajous dijo que se otorgarían nuevos permisos administrativos temporales que podrían ser renovables cada 45 días "hasta contar con una regulación definitiva". Esto molestó a vecinos, quienes se manifestaron enfrente de las oficinas de esta secretaría.

De acuerdo con Rafael Guarneros, de la asociación de residentes de Hipódromo, las empresas deben pagar derechos, después de la cantidad de dinero que están ingresando por suscriptores. Armando Reyes, de Mobike, no está en contra de la regulación e indicó en noviembre pasado que cuentan con 350 cajones de estacionamiento y solo esperan reunirse con Sheinbaum para llegar a un acuerdo.

A seguir el ejemplo de España

México deberá seguir el ejemplo de España en términos de regulación. Hasta hace unos meses la situación era muy similar a la que reportan vecinos de la CDMX: patinetes abandonados que obstruían los pasos peatonales por la falta de regulación.

Con la entrada en vigor de la ordenanza de movilidad sostenible en Madrid, las empresas de patinetes se vieron obligadas a retirar estos gadgets del centro de la ciudad. La razón fue debido a que Wind, VOI o Lime no obligan a los usuarios a cumplir la normativa de circulación.

En Valencia las cosas fueron más lejos y el Ayuntamiento retiró los patinetes de Lime en septiembre de 2018. La empresa financiada por Uber fue acusada de invadir el espacio de la vía pública sin contar con los permisos necesarios.

Vecinos de la Ciudad de México temen que el problema se dispare por la falta de un reglamento. El representante de los vecinos de Hipódromo dijo que si Mobike cumple su objetivo de alcanzar el millón de usuarios, las calles serían inviables para peatones y vecinos.

Ante la inminente llegada de Cabify y su servicio Movo, parece indispensable que el gobierno de la Ciudad de México trabaje en una pronta regulación antes que las cosas terminen por salirse de control.

👇 Más en Hipertextual