Es un movimiento que nadie esperaba y que sin duda nos toma a todos por sorpresa. Los smart TV de Samsung lanzados a partir de 2018 podrán instalar una versión de iTunes para ver películas y series, además de ser compatibles de forma nativa con AirPlay 2.

Los TVs lanzados en 2018 obtendrán el soporte por medio de una actualización de firmware mientras que los que se empiecen a vender en 2019 ya lo traerán incluido de serie.

Esta es la primera vez que Apple permite el acceso a su catálogo desde dispositivos que no son fabricados por la compañía. La única excepción es iTunes para Windows, que puede ser instalado en cualquier PC compatible.

Apple también ha indicado que el rastreo de anuncios que se se muestran en las smart TVs de Samsung no estarán activos cuando se esté usando iTunes, enfatizando en los esfuerzos a favor de la privacidad de los usuarios.

La aparición de una versión de iTunes que permite acceder a series de TV y películas en smart TVs de Samsung es, muy probablemente, el preludio al lanzamiento del servicio de streaming de contenido audiovisual que Apple planea hacer en 2019. El modelo de negocio es similar al de Netflix, HBO o Hulu, es decir, acceso a todo el catálogo por medio de una suscripción mensual.

Aunque el movimiento ha llegado por sorpresa, no debería ser del todo asombroso, considerando que la compañía parece estar abriendo el acceso a dispositivos de terceros para llegar a más personas con sus servicios de suscripción. Por ejemplo: semanas atrás se anunció que Apple Music se puede usar desde dispositivos Echo de Amazon.

¿Cuál es el futuro de Apple TV?

Si Apple arranca 2019 permitiendo que se pueda ver el catálogo de cine y TV en dispositivos de terceros —estamos seguros que Samsung no serán los únicos—, ¿dónde queda el Apple TV? Para responderlo hay que entender cómo funciona la estrategia de la compañía.

Apple nunca ha tenido miedo de canibalizar productos. El iPod nano canibalizó al iPod Mini, el reproductor musical más vendido en la época. Muchos analistas consideraron que era un suicidio, pero pocos esperaron —recordemos que esto era 2002-2003— que tamaños más pequeños simplemente popularizarían aún más el producto.

Lo mismo sucedió en su momento con el lanzamiento del iPhone. En las semanas posteriores al la presentación nadie tenía conciencia de cómo cambiaría todo y muchos estaban seguros que amenazar la hegemonía del iPod era un error, sobre todo al ser un dispositivo mucho más caro.

El Apple TV jamás ha sido un dispositivo importante para Apple, muy lejos del iPhone o de los Mac. Muchos años ha sido llamado simplemente "un experimento" y su ritmo de actualización es mucho más lento porque jamás ha despertado demasiado interés y porque francamente no hace falta.

Por otro lado la división de servicios de Apple cada vez es más importante y central dentro del modelo de negocios de la compañía, por lo que si, matar al Apple TV es necesario para que el futuro servicio de streaming de la compañía llegue a muchas más personas, que no quede duda: lo van a hacer.

Lo que sí creo que sucederá es que Apple buscará maneras de abaratar considerablemente el producto, reemplazándolo o complementando la oferta con un dispositivo similar al Chromecast por un precio muy inferior, tal y como indican reportes recientes.

Dínamo

Dínamo es el nuevo podcast de Hipertextual donde hablamos, discutimos, analizamos y nos obsesionamos con Apple.