AnTuTu es una de las pruebas de rendimiento o benchmarks que se tienen de referencia para medir el desempeño y capacidades de los smartphones. Bajo un test que los somete a distintas pruebas de forma sucesiva, los resultados que arroja permiten ver hasta dónde puede llegar el hardware de un terminal. Sin embargo, hasta ahora se escapaba de esta prueba uno de los aspectos que más relevancia han ido cobrando en los últimos tiempos en lo relativo a los teléfonos móviles: la inteligencia artificial.

Los fabricantes de smartphones hacen cada vez más hincapié en las capacidades inteligentes de sus dispositivos, y es de esperar que esta tendencia vaya a más en lo sucesivo debido a lo fundamental de su carácter. El interrogante, ahora que su extensión comienza a ser notoria, es claro: ¿cuánto hay de verdad y cuánto de mentira en el marketing de las empresas? O en otras palabras: ¿cómo de inteligente es de verdad un teléfono?

El ridículo de Huawei y sus «razones» para falsear pruebas de rendimiento en sus smartphones

Poniendo a prueba la IA

Estas preguntas son las que quiere resolver AnTuTu con la nueva herramienta de prueba de inteligencia artificial. Esta ha sido bautizada como AI Review y ya se puede probar en su fase beta –con ciertas incompatibilidades según modelo y fabricante–, siendo este el primer paso hacia una versión final que permita reconocer de manera efectiva en un futuro cercano las capacidades inteligentes de los terminales.

AI Review somete al smartphone a dos pruebas muy concretas centradas en el reconocimiento de objetos y en la clasificación de imágenes, dos de los ámbitos donde las empresas suelen hacer hincapié al hablar de inteligencia artificial en sus dispositivos. El puntaje final de las pruebas será otorgado por AnTuTu en base a la efectividad de acierto en el proceso, así como a la rapidez con la que se haya conseguido. Quien consiga un mejor equilibrio entre estos dos factores será el que, a la postre, tenga una mayor puntuación.

Los smartphones de Oppo también realizan trampas en las pruebas de rendimiento

No obstante, si ya ocurre en los test de rendimiento tradicionales que el resultado no siempre refleja lo que es la realidad del uso del terminal, esta sensación se acrecenta con la prueba de IA. En este campo influyen demasiadas variables y procesos como para poder sentar cátedra de manera única con dos pruebas de reconocimiento y clasificación que, si bien pueden ofrecer una idea aproximada, no deberá ser tenida como una referencia clara a la hora de situar a un terminal por encima del otro –por ahora–.