Los últimos meses han sido claves para el futuro de Volkswagen. La automotriz ha revelado sus planes de producción para los siguientes años, destacando su apuesta total por los vehículos eléctricos. Adaptarán 3 plantas en Alemania para poder cumplir con la demanda inicial, sin embargo, nunca habían hablado sobre el número de unidades que podían fabricar, hasta hoy.

De acuerdo a la información de Reuters, la firma alemana asegura que son capaces de producir 15 millones de coches eléctricos usando su nueva plataforma MEB (Modularer Elektrobaukasten). Esta cifra los colocaría como uno de los referentes más importantes del sector, a la espera de los movimientos de otras compañías que también han mostrado interés en este tipo de vehículos.

La plataforma MEB es la iniciativa del Grupo Volkswagen para conquistar el mercado de los eléctricos. Las filiales SEAT, Škoda y Audi también harán uso de esta tecnología. El plan de la compañía es invertir más de 11.000 millones de dólares para consolidar su posición hasta el 2023, de los cuales 9.000 serán usados para crear una familia de coches eléctricos de Volkswagen.

El pasado 4 de diciembre informaron que su próxima generación de coches de combustión será la última. El objetivo es dejar de venderlos en 2040, no obstante, seguirán ofreciéndolos en territorios donde no existe la infraestructura para recibir las variantes eléctricas. En total destinarán 50.000 millones de dólares para transformarse en un grupo de vehículos eléctricos, incluyendo a sus filiales.

En 2019 será un año muy importante para la empresa, arrancarán la producción del hatchback Neo, el primer eléctrico de la familia. Por su parte, Porsche lanzará el Taycan. Audi no quiere quedarse atrás la e-tron SUV, disponible en 2020. No hay duda de que el grupo quiere reinventarse por completo y olvidar los escándalos ocurridos en 2015, cuando aceptaron haber alterado los resultados de emisiones contaminantes de 600.000 vehículos.