TSMC es el fabricante de los chips más relevantes del año. De sus instalaciones sale tanto el A12 Bionic de Apple como el Kirin 980 de Huawei o el próximo Snapdragon 855 de Qualcomm. Todos ellos, en 7 nanómetros. Si bien la próxima parada será en los 5 nm, el taiwanés ya se va anticipando al nodo que le seguirá: los 3 nanómetros.

Esta semana TSMC recibía el permiso necesario por parte de las autoridades taiwanesas para la construcción de las instalaciones donde se fabricarán dichos chips. Está previsto que las obras comiencen durante 2020 y sea en 2021 cuando se instale la maquinaria necesaria para la producción. Esta se espera que comience entre finales de 2022 y principios de 2023, cuando veríamos los primeros chips.

https://hipertextual.com/2018/12/ahora-si-qualcomm-detalla-snapdragon-855

La miniaturización, imparable

La futura planta, situada cerca de Tainan en Taiwan, ha sido aprobada con un compromiso por parte del fabricante de la utilización de al menos el 20% de la energía de fuentes renovables y acerca de la mitad del agua suministrada sea reciclada.

TSMC ha comprometido una inversión de unos 20 millones de dólares para poner en marcha esta planta. Se espera que a mediados de 2019 comience la producción preliminar de la planta de 5 nanómetros. Reducir el tamaño de los componentes es crucial en el ciclo actual de la innovación móvil. En diseños más reducidos es posible aumentar la eficiencia drásticamente, además de dejar espacio para cada vez más componentes que van embebidos dentro del llamado System-on-Chip (SoC).

En cualquier caso, avanzar en la miniaturización no es siempre fácil. Intel, histórico gigante de los chips cumplirá el próximo año un lustro atascada en los 14 nanómetros de los que no ha sido capaz de avanzar de una forma comercialmente viable. Con una tasa de fallos todavía elevada, simplemente le ha resultado más fructífero mejorar iterativamente sobre el procesos que ya tenía.

https://hipertextual.com/2018/09/a12-bionic-apple-no-tiene-rival

Samsung, por su parte, tiene comprometido su próximo gran chip para móviles –el Exynos 9820 y seguramente procesador del próximo Galaxy S10– en el proceso de 8 nanómetros. En cualquier caso, ya han comenzado la producción en 7 nm y planean un despliegue progresivo de reducciones que alcance los 4 nm.

👇 Más en Hipertextual