Se empezó a hablar de ellas en 2017 y desde entonces han estado siempre presentes de una forma u otra. Una de las caras visibles de la aceleradora de Joan Roig, Lanzadera, y posiblemente uno de sus mayores casos de éxito. De ahí pasaron a Campus Google. Sepiia, la startup de camisas que ni se manchan ni se arrugan sigue evolucionando. Con 4.000 camisas vendidas desde su creación y con unas ronda de financiación de reciente de casi 200.000 euros, la compañía textil ha cumplido su palabra: entrar en el sector femenino.

Comenzaron testando el producto con un foco puesto en los jóvenes, la realidad es que el público adulto ha sido el que más se ha sentido atraído por la idea. Después de todo, el precio por producto roza, casi, los 100 euros. Pese a que los costes de lavado y duración reportan más ventajas que una camisa "normal", el desembolso inicial sigue siendo elevado. Siguiendo la lógica de "las gallinas que entran por las que salen" en cuanto a gastos e ingresos se refiere, la compañía afincada en Alcoi sigue teniendo la misma estructura.

La ronda, cerrada en noviembre de este mismo año, ha dado el paso definitivo a la nueva etapa de la tecnológica textil. La tecnológica que dijo que no a rondas de financiación soportadas por Samaipata, fondo liderado por José del Barrio, o Caixa Capital Risc, terminó cediendo ante la situación. Por un lado, la expansión a Latinoamérica; un paso lógico, en muchas de las compañías al sur de los Pirineos. Por otro lado, suponía avanzara a un punto concreto en sus objetivos.

Federico Sainz, fundador de la compañía, en declaraciones a Hipertextual en marzo de este año, aseguraba que el año para la evolución de la compañía sería 2019. La realidad es que ha llegado antes de lo esperado. Sepiia, tras culminar su fase de testeo, ha llegado al punto de poder vender camisas para mujeres. ¿Por qué no antes? Federico lo tenía claro desde el primer momento: las mujeres entienden la moda de una forma muy diferente a los hombres. La variedad de estilos que dominan el sector femenino, y la imposición de las grandes compañías textiles con su moda rápida, complicaban la situación. Alcanzar un patrón adecuado, color o tejido para la mayor parte de las posibles usuarias traía más implicaciones que las de los patrones masculinos.

Con una ronda anticipada de 100 camisas vendidas en su totalidad, Sepiia ha sacado dos líneas para mujer. Slim y Oversized, algo más variado que para los hombres.