Una gran pantalla, 5G y seis cámaras en total. Esto es lo que prepara Samsung para su próximo gran teléfono, el que coronará la gama Galaxy a principios del año que viene y con el que quieren dejar a todo el mundo con la boca abierta. El reto no es fácil, pero la información que hoy destapa The Wall Street Journal es ciertamente prometedora.

Samsung necesita tirar en 2019 de todo lo que tenga a mano para levantar unas ventas de la actuales líneas Galaxy S9 y Note 9 que no han conseguido entusiasmar a los clientes lo suficiente como para optar por estos terminales en un mercado donde la competencia en el sector Android se ha intensificado de manera notable con la llegada de nuevos actores. Así pues, ha llegado el momento de sacar la artillería a pasear.

Si las informaciones son correctas, el despliegue de medios y alarde de capacidad operativa de la compañía se traducirá en no dos –como es habitual– ni tres nuevos teléfonos Galaxy S10, sino cuatro. Un modelo de entrada con tres cámaras, los dos que darán el relevo a los actuales, con cinco cámaras, y uno adicional que será el máximo exponente de la calidad e innovación que puede ofrecer la firma asiática.

Hasta 6 cámaras

El modelo que más llama la atención, y del cual oímos hablar por vez primera, es ese Galaxy S10 premium, el cual contaría con 5G (que será la norma en muchos de los gama alta del próximo año, aunque no parece que vaya a serlo en el iPhone de 2019) y un total de seis cámaras; dos de ellas en la parte frontal y cuatro en la zona posterior, ofreciendo de esta manera un conjunto fotográfico superior al de la competencia.

La pantalla de este alcanzaría unas considerables 6,7 pulgadas de diagonal y sería lanzado de manera inicial en Estados Unidos y Corea del Sur en la primavera de 2019, un marco temporal que maneja también Huawei para su terminal plegable con 5G. El smartphone plegable de Samsung llegará más adelante, en la segunda mitad del año.

En cuanto a la presentación de la nueva gama Galaxy S, esta se produciría durante el mes de febrero, como viene siendo habitual. De esta manera, los Galaxy S10 serán de los primeros buque insignia en llegar al mercado en un año clave para la firma surcoreana.