La NASA ha ordenado realizar una revisión de seguridad tanto de SpaceX como de Boeing después de la entrevista para el podcast de Joe Rogan Experience en la que su CEO Elon Musk fumó hierba y bebió whisky, el pasado mes de septiembre.

La evaluación de las dos empresas que contrató para trasladar a sus astronautas a la Estación Espacial Internacional (EEI) comenzará el próximo año y durará varios meses. Mientras tanto, la agencia espacial estadounidense seguirá utilizando los cohetes rusos Soyuz.

William Gerstenmaier, administrador asociado de la NASA para la exploración humana, dijo en una entrevista con The Washington Post (WP) que examinarán “todo y cualquier cosa que pueda impactar la seguridad”. Para analizar la cultura de trabajo, realizarán cientos de entrevistas en ambas empresas.

El portavoz de la NASA, Bob Jacobs, se negó a compartir lo que motivó la revisión y sólo dijo que "se aseguraría de que las compañías cumplan con los requisitos de la NASA para la seguridad en el lugar de trabajo, incluida la adhesión a un entorno libre de drogas", de acuerdo con WP. Sin embargo, tres oficiales confirmaron al mismo medio que la reciente conducta de Musk en dicha entrevista inquietó a la gente de más alto nivel de la NASA.

De acuerdo con Gerstenmaier, la revisión no sólo se centrará en los detalles técnicos del desarrollo de cohetes y naves espaciales, sino también en la cultura de seguridad de las empresas, incluyendo el número de horas de trabajo de los empleados, políticas de drogas, liderazgo y estilos de gestión, entre otras cuestiones como si las preocupaciones de seguridad de los empleados se toman en serio.

Por su parte, Jim Bridenstine, el administrador de la agencia espacial estadounidense, explicó que la NASA quiere asegurar que su programa de vuelo espacial humano tenga la confianza del público dado que los primeros vuelos de las compañías están programados para el próximo año.

"Si veo algo que es inapropiado, la preocupación clave para mí es cuál es la cultura que lo llevó a ser inapropiado y es la NASA la que está involucrada en eso. Como agencia, no sólo nos dirigimos a nosotros mismos, sino también a nuestros contratistas", dijo Bridenstine en una entrevista, según recoge WP, y agregó:

Necesitamos mostrar al público estadounidense que cuando pongamos a un astronauta en un cohete, estará a salvo. [Tengo] mucha confianza en el equipo de SpaceX. La cultura y el liderazgo comienza desde arriba. Cualquier cosa que resulte en un cuestionamiento de la cultura de seguridad, debemos solucionarlo de inmediato.

En su defensa, las empresas indicaron en sus respectivos comunicados que se toman con seriedad la seguridad. SpaceX destacó que lleva años trabajando con la NASA y que están seguros de que sus "programas integrales de fuerza laboral y de trabajo libres de drogas superan todos los requisitos contractuales aplicables". Being señaló que su cultura corporativa “garantiza la integridad, seguridad y calidad de" sus "productos, gente y entorno de trabajo."

En cuanto a los vuelos que ya están programados, SpaceX planea lanzará una nave espacial sin tripulación en enero y luego trasladar astronautas a bordo en junio. El primer vuelo sin tripulación de Boeing está previsto para marzo y con astronautas en agosto.

Elon Musk ha dado la nota por protagonizar diversos escándalos en los últimos meses. En agosto, publicó en Twitter que estaba considerando volver a Tesla una empresa privada, lo que desató una investigación y multa de la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) y que fuera destituido como CEO de la empresa de coches eléctricos.

Sumado a lo anterior, fue demandado por difamación por uno de los buzos que en julio participó en las labores de rescate de un grupo de niños en una cueva de Tailandia por haberlo llamado "pedófilo" en la red de microblogging.