Los hermanos Joe y Anthony Russo nos han entregado tres de las mejores películas del Universo Cinematográfico de Marvel hasta la fecha: las dos secuelas de Capitán América: El primer Vengador (Joe Johnston, 2011), es decir, El Soldado de Invierno (2014) y Civil War (2016), y el tremendo exitazo que ha sido Avengers: Infinity War (2018), y tienen pendiente de estreno su esperadísima continuación, Avengers 4. Con esta trayectoria, tal vez Marvel Studios quisiese retenerles para que continuasen con sus bienvenidas aportaciones a esta rentable saga. Pero no es obligatorio que eso coincida con las aspiraciones de los Russo para su carrera en el cine y, de hecho, resulta muy probable que, si el cuarto filme sobre los Vengadores está al nivel del anterior, se larguen del MCU con la cabeza alta.

Sin embargo, tras una proyección de Infinity War organizada recientemente por Collider, le han preguntado a estos directores si estaban seguros de que iban a poner tierra de por medio con Marvel Studios y que si estarían dispuestos a volver con otra película. Y Joe Russo ha contestado: “No hasta que estén listos para hacer Secret Wars. Se refiere a la serie limitada de cómics de doce números, escrita por Jim Shooter y con las ilustraciones de Mike Zeck y Bob Layton que se publicó entre 1984 y 1985, en la que un ser cósmico, Beyonder —Todopoderoso en España y El Eterno para los mexicanos— que organiza la lucha de un montón de superhéroes y villanos en el planeta artificial Battleword, y que siguió en la Tierra con los nueve números de Secret Wars 2, de Shooter y el dibujante Al Milgrom, entre 1985 y 1986.

Por lo visto, su interés en este proyecto futurible empezó cuando se supo que Disney iba a adquirir las franquicias marvelitas de la Fox, de manera que la posibilidad de que los X-Men y los Cuatro Fantásticos se unieran a los Vengadores y los Guardianes de la Galaxia en el UCM ya no parecía tan remota. Y es exactamente eso lo necesario para que Secret Wars se realice para la gran pantalla, pues en esos enfrentamientos promovidos por Beyonder hay héroes y supervillanos de tres de esas cuatro franquicias. De parte de los Vengadores, Capitán América, James Rhodes como Iron Man por el alcoholismo de Tony Stark, Thor, Ojo de Halcón, She Hulk, Mónica Rambeau como la segunda Capitana Marvel y la Avispa, y los independientes Hulk, Spider-Man y Julia Carpenter como la segunda Spider-Woman. Y de los Cuatro Fantásticos, la Antorcha Humana, la Cosa o la Mole y Mr. Fantástico pero no la Mujer Invisible porque se encontraba embarazada de nuevo.

Entre los X-Men están Charles Xavier, Magneto, Wolverine, Cíclope, Tormenta, Coloso, Rondador o Merodeador Nocturno, Pícara o Titania y Lockheed. De los villanos, se suman el Doctor Doom, Ultrón, el Doctor Octopus, Ulysses Klaue, un neutral Galactus, El Lagarto, Amora, Carl Creel, el Hombre Molécula, Kang, Volcana y la Brigada de Demolición que integran Bulldozer, Martinete, Bola de Trueno y —qué elocuente— Demoledor. Como es lógico y al igual que ha ocurrido en las adaptaciones del UCM hasta el momento, no veríamos a unos cuantos de todos estos personajes en el filme. Sea como fuere, al tiempo que los Russo se centran en Cherry, según la novela de Nico Walker sobre un médico militar con estrés postraumático sin diagnóstico, adicto a los opioides y atracador de bancos, el productor Kevin Feige y compañía quizá puedan ponerse manos a la obra para que ese auténtico sueño húmedo de los seguidores de Marvel que es Secret Wars acabe estrenándose en los cines del mundo entero.