A Yahoo! le ha llegado la factura por los hackeos masivos que sufrió en el 2013 y en el 2014, los cuales dio a conocer hasta el 2016 y que afectaron un total de 3.500 millones de cuentas en todo el mundo.

La empresa ahora perteneciente a Oath, de Verizon, ha acordado pagar 50 millones de dólares en daños y perjuicios a las personas que sufrieron pérdidas como resultado del robo de sus direcciones de correo electrónico u otros datos personales.

El acuerdo cubriría a alrededor de 1.000 millones de las cuentas afectadas, las cuales pertenecen a un estimado de 200 millones de personas en Estados Unidos e Israel desde el 2012 hasta el 2016.

Según el acuerdo preliminar, los titulares de dichas cuentas serán compensados a una tasa de 25 dólares por hora por el tiempo que han tenido perdido en dedicarse a solucionar los problemas causados por la brecha de seguridad.

Quienes tengan sus pérdidas documentadas, podrán solicitar hasta 15 hora de tiempo perdido, lo que es equivalente a 375 dólares, mientras que quienes no puedan documentar sus pérdidas, podrán reclamar hasta cinco horas, equivalentes a 125 dólares.

Adicionalmente, la compañía deberá cubrir hasta 35 millones de dólares en honorarios de abogados relacionados con el caso y proporcionar gratuitamente a los usuarios afectados en los Estados Unidos servicios de monitoreo de crédito durante dos años a través de AllClear.

Las pequeñas empresas e individuos también podrán reclamar compensaciones por las pérdidas asociadas con los hackeos, incluyendo el robo de identidad o la devolución de impuestos retrasados, entre otros. En cuanto a los que pagaron cuentas Premium del servicio de correo electrónico de Yahoo!, podrán pedir un reembolso del 25%.

Si el acuerdo preliminar es aprobado por la jueza Lucy Koh en la audiencia que está programada para el próximo 29 de noviembre, llegaría a su fin a la demanda colectiva que comenzó hace cerca de dos años.

¿A quién le toca la factura?

Dado que Yahoo! ahora es parte de Oath, los costos serán divididos a la mitad entre Oath y Altaba, la compañía que posee lo que restó de Yahoo tras la adquisición. Cuando Yahoo! reveló los hackeos, ya había negociado su venta en 4.800 millones de dólares con Verizon Communications, por lo que tuvo que reducir su precio a 350 millones de dólares.

El abril, la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos impuso una multa de 35 millones de dólares a Altaba por los años que se tardó en haber revelado la violación masiva de datos a sus inversionistas.