El pasado mes de julio, la Comisión Europea multaba a Google con 4.340 millones de euros por abusar de su situación dominante en el terreno del software para smartphones incurriendo en faltar como, por ejemplo, obligar a los fabricantes de dispositivos a preinstalar aplicaciones como Chrome y Google Search para poder licenciar e incluir la Play Store en sus terminales. Hoy la compañía ha hecho públicos los cambios que adoptará en los dispositivos vendidos dentro del Espacio Económico Europeo y eso va a cambiar.

https://hipertextual.com/2018/07/europa-multa-google-android

La principal medida de las cuatro anunciadas aborda precisamente dicha problemática y, a partir del próximo 29 de octubre, Google ofrecerá las licencias de aplicaciones como Chrome y Google Search por separado y los fabricantes no estarán obligados a incluirlas para poder obtener la certificación Google Play. Así, por primera vez, la compañía cobrará a toda empresa que quiera incluir dichas aplicaciones y servicios. Estas han sido las palabras de Hiroshi Lockheimer, vicepresidente de la división de Android:

La preinstalación de Google Search y Chrome junto a otras de nuestras aplicaciones nos ayudaba a financiar el desarrollo y la distribución gratuita de Android con lo que, a partir de ahora, introduciremos un nuevo acuerdo de licencias de pago para los smartphones y tablets vendidos dentro del Espacio Económico Europeo

Lockheimer, eso sí, ha insistido en que "Android seguirá siendo gratuito y de código abierto" pero, por otro lado, parece razonable pensar que ese incremento de costes que sufrirán los fabricantes de dispositivos podría terminar repercutiendo al cliente final, aumentando el precio de los dispositivos. Por el momento no se ha especificado el coste de dichas licencias. Asimismo, se ha confirmado que las preinstalaciones de estas aplicaciones ya no serán exclusivas y, por lo tanto, apps de la competencia podrían instalarse junto a ellas en los nuevos teléfonos.

No menos importante es la última de las medidas anunciadas: Google actualizará los acuerdos de compatibilidad con los fabricantes de dispositivos Android y se eliminará la restricción de lanzar forks en sus dispositivos; se podrán fabricar distintas versiones de un mismo terminal, incluyendo en unas la versión Android de Google y en otra un fork del sistema operativo con otra tienda de aplicaciones o, lo que es lo mismo, un sistema operativo basado en Android pero con importantes modificaciones como puede ser MIUI, SO de dispositivos Xiaomi.

https://hipertextual.com/2018/10/google-recurre-millonaria-multa-ue-abuso-posicion-dominante-android

Google recurrió la multa de la Comisión Europea pero, por el momento, estas medidas deberán ser efectivas a partir del 29 de octubre.

Actualización: Horas después de publicar el comunicado original, Google ha aclarado que no se permitirá licenciar las apps de Chrome y Google Search sin haber hecho lo propio con la Play Store; como habíamos especificado, los fabricantes podrán licenciar e incluir la Play Store sin instalar Chrome o Google Search pero no podrán tomar el camino inverso. De esta forma, deberán pagar siempre por las aplicaciones a licenciar.