YouTube se ha caracterizado en los últimos tiempos por sus cuestionables políticas en temas relacionados con el abuso o los menores, dejando tras de sí un reguero de situaciones en las que la actitud de la compañía podría haber sido, a todas luces, mejor desde un primer momento. Un patrón que parece repetirse en la actualidad con un suceso que envuelve a una red de canales propiedad de una persona arrestada por haber abusado sexualmente de una menor de edad.

Se trata de Ian Rylett, de 55 años y propietario de los canales SevenSuperGirls, SevenAwesomeKids, SevenPerfectAngels y SevenTwinklingTweens, entre otros. Todos ellos cuentan con una temática similar y comparten la particularidad de que su propietario no aparece en ellos, sino que el protagonismo queda cedido a diversas jóvenes, la mayoría de ellas menores de edad, que se dedican a realizar videos de diversa índole, con un enfoque aparentemente para personas de su misma edad. Entre todos suman más de 17 millones de suscriptores.

Según revela ahora BuzzFeed News, estos canales llevan en desuso al menos un mes –algo que no sería de relevancia en cualquier otro caso–, no siendo esto lo más notable, sino siguen disponibles para quien quiera ver sus vídeos un mes después de que Rylett fuera arrestado acusado de haber abusado sexualmente de una de sus protagonistas. Concretamente, habría hecho a la chica, menor de 16 años, desvestirse delante de él en contra de su voluntad y la habría manoseado al tiempo que era amenazada con ser denunciada en base a su contrato si no se limitaba a cumplir las exigencias demandadas.

Rylett, que fue arrestado el pasado mes de agosto –momento en el cual YouTube también conoció este hecho– se ha declarado inocente de los sucesos y se encuentra a la espera del juicio. Mientras tanto, los canales no solo no han sido censurados u ocultados, sino que siguen, como se ha mencionado, disponibles de manera pública para quien quiera ver los vídeos.

No es un caso aislado

Tras la detención, desde el mencionado medio se ha hablado con antiguas participantes de los vídeos de Rylett en alguno de sus canales, poniendo de manifiesto que las intenciones de esta persona parecen haber tenido siempre una inclinación no tan amable e inocente como parecen reflejas sus temáticas y nombres. Por el momento, a pesar del ambiente "enrarecido" de las grabaciones, ninguna chica más ha realizado ninguna acusación particular contra él.

"Le dije a mi madre hace dos años que, si se trataba de un verdadero negocio de entretenimiento, ya sabes, con reglas, lo denunciaría al instante", ha manifestado una de las antiguas protagonistas de los vídeos. Además, varias de ellas expresan comportamientos como la necesidad de enviar imágenes suyas en bañador para "la aprobación de patrocinadores" y el aparente interés por hacerlas parecer siempre más jóvenes.

Incluso el cómico Daniel Tosh se hizo eco en Comedy Central de la incipiente popularidad de estos canales y cómo estos fomentaban el visionado de adultos con intenciones que iban mucho más allá de la inocencia que supuestamente mostraban. Una de las chicas comentan que a raíz de los comentarios de Tosh "algunos de nosotros comenzamos a tener la sensación de que estábamos siendo preparados para un público más oscuro. Las cosas que no se sentían raras en ese momento, como los temas, los leotardos y los ángulos de la cámara, comenzaron a parecer extrañas. Empecé a sentir eso especialmente cuando piensas que algunas de estas chicas tienen 9 años".

A pesar de que vuelve a ser un asunto de notable seriedad para YouTube como plataforma, la pasividad que ha caracterizado al mayor repositorio de vídeos online se manifiesta de nuevo en la respuesta que ofrecen desde la comapañía. "Tomamos la seguridad en YouTube muy en serio. Trabajamos en estrecha colaboración con las principales organizaciones de seguridad infantil y otros en nuestra industria para proteger a los jóvenes. Cuando nos enteramos de acusaciones graves de esta naturaleza, tomamos medidas, que pueden incluir la suspensión de la monetización o, al finalizar una investigación, la cancelación del canal". La mencionada desmonetización de los canales de Rylett ya ha sido aplicada, pero es inevitable preguntarse si esa es la única y mejor solución.