Últimamente en YouTube no lo están pasando bien con el contenido relacionado con menores de edad, donde se ha visto que no todo es tan ideal como parece ser dentro de la plataforma. Lo último, vídeos de niños con poca ropa que son frecuentados de manera asidua por pedófilos y que, por si esto fuera poco, están mostrando anuncios de grandes corporaciones a modo de esponsorización.

Tras la revelación de The Times, YouTube ha prometido ponerse manos a la obra, algo que han hecho también varias de las compañías cuyos anuncios aparecían en esos vídeos, retirando su colaboración con la red de vídeos. Marcas de reconocimiento global como Mars, Lidl, Smirnoff o Johnnie Walker ya han dado el paso y suspendido sus relaciones con YouTube, mostrando su descontento.

Estamos impactados y horrorizados de ver que nuestros anuncios han aparecido en un contenido de un carácter tan inapropiado y explotador. Esto se encuentra en severo contraste con quiénes somos y en qué creemos. Hemos tomado la decisión de suspender toda nuestra publicidad online con YouTube y Google de manera global"

Así mismo, afirman estar trabajando con Google para investigar qué es lo que ha podido ir mal para que sus anuncios terminasen en este tipo de contenido, no volviendo a anunciarse con ellos hasta no estar seguros de que esta situación no se volverá a repetir. Es decir, dentro de no mucho tiempo volveremos a ver publicidad de estas marcas en los servicios de la gigante norteamericana porque, a fin de cuentas, ¿quién puede resistirse a la influencia de "la gran G"?

¿Es que nadie va a pensar en los niños?

El problema que tiene YouTube en lo referido al contenido relacionado de una manera u otra con menores de edad parece estar intensificándose en los últimos tiempos, aunque lo cierto es que siempre ha estado ahí. Según comentarios recabados por la BBC, existen entre 50.000 y 100.000 cuentas activas gestionadas por depredadores sexuales en la plataforma, las cuales ejecutan su labor mediante comentarios en los vídeos de menores, principalmente.

La clave de que esto haya podido estar sucediendo sin que nadie se diera cuenta es, aparentemente, de una confianza y uso excesivo en algoritmos por encima de la revisión hecha por humanos. Comprensible en cierta medida si se tiene en cuenta el volumen de la plataforma, pero no por ello menos preocupante. Está claro que nadie está a salvo del contenido nocivo en internet, pero si alguien debería tener los medios suficientes para evitarlo, esa es Google.

Por no librarse de esto, no se se libra ni YouTube Kids. La versión de la plataforma pensada exclusivamente para niños ha sido revelada en las últimas semanas como un foco de vídeos alterados y con contenido altamente perturbador para menores. Las soluciones de verdad de YouTube aún están por ver.

Actualización 27 de noviembre, 12:45: YouTube se ha puesto en contacto con Hipertextual para aclarar su postura tanto en lo que respecta al contenido utilizado por depredadores como en lo referido al aspecto de los anuncios en la plataforma. Así lo expresa un portavoz de la compañía:

El contenido que pone en peligro la integridad de los menores es aberrante e inaceptable para nosotros. Tenemos políticas estrictas contra los videos y comentarios en YouTube que sexualizan y explotan a los niños y los aplicamos cada vez que nos alertan sobre dicho contenido. Recientemente hemos endurecido nuestras políticas, extendiendo el control a los videos y comentarios preocupantes, a pesar de no ser ilegales. Solo la semana pasada desactivamos los comentarios en miles de videos que hemos identificado que pueden ser de interés para los depredadores virtuales y cerramos cientos de cuentas identificadas como contenido inapropiado. Nos comprometemos a hacerlo cada vez mejor y reconocemos que debemos ir cada vez más allá para mejorar, tanto a través del aprendizaje automático como mediante el aumento de los recursos humanos y técnicos.

No debería haber ningún anuncio publicitario en este contenido y estamos trabajando urgentemente para solucionarlo. Durante el año pasado, hemos estado trabajando para garantizar que YouTube sea un lugar seguro para las marcas. Si bien hemos realizado cambios significativos en los productos, las políticas, su aplicación y control, seguiremos mejorando.