Razer ha aprovechado la última reunión con inversionistas para confirmar que ya se encuentra trabajando en la segunda generación del Razer Phone. El primer dispositivo llegó en noviembre del año anterior, colocándose como una de las primeras propuestas en el mercado de teléfonos gaming, el cual ha crecido en el último año con respuestas de otros fabricantes como Xiaomi y Huawei.

Según declaraciones de la propia compañía, el Razer Phone 2 recibirá las experiencias de software y servicios que han triunfado en la plataforma PC, sin especificar concretamente qué tipo de experiencias serán trasladadas al terminal.

Si bien aún no disponemos de más detalles oficiales, se espera que la segunda generación del dispositivo integre un procesador Snapdragon 845 y la pantalla con una tasa de actualización de 120GHz, característica que ya vimos en el primer móvil de la marca estadounidense. Si Razer sigue las últimas tendencias en diseño para móviles, entonces el Razer Phone 2 podría mostrar marcos más delgados respecto a la primera versión.

Teniendo en cuenta que el Razer Phone se lanzó en noviembre del 2018, entonces es probable que en las próximas semanas tengamos la presentación oficial del nuevo dispositivo. Aunque no hablan de números de ventas de la primera generación, sí mencionan que fueron los precursores en lanzar un teléfono móvil enfocado en jugadores y que se sienten muy orgullosos con el éxito obtenido.

La compañía ya no está sola en este mercado. Xiaomi presentó en abril el Black Shark, un móvil gaming que ya incorpora el Snapdragon 845, hasta 8GB de memoria RAM y una batería de 4.000 mAh. ¿Su punto más interesante? Cuenta con sistema de refrigeración líquida para aprovechar todo su potencial sin que exista sobrecalentamiento.

En la parte trasera encontramos una cámara dual con sensores de 12 y 20 MP, mientras que la frontal alcanza los 20MP. Desgraciadamente, el teléfono solo se encuentra disponible en territorio chino por 380 y 450 euros, respectivamente para las versiones de 64 y 128GB de almacenamiento. No dudemos que el dispositivo dé el brinco hacia otros países o que su próxima generación lo haga.