El Pocophone F1 es una amenaza para el OnePlus 6, pero es muy inferior donde importa

Tras meses usando el OnePlus 6 y unos días el Pocophone F1, los 190€ de diferencia existentes en el precio de cada terminal se reflejan en apartados importantes como la cámara. No cabía esperar menos, teniendo en cuenta el gran momento de OnePlus 6.

Por – Sep 12, 2018 - 9:01 (CET)

El Pocophone F1 es el terminal más sorprendente del año. Tras un sobresaliente Xiaomi Mi A2 que parecía que se iba a alzar con el título de smartphone más recomendable del año sin prácticamente oposición (o con la del Redmi Note 5, como mucho). Pero la compañía es despiadada contra sí misma y vive inmersa en la autocanibalización. Sin que los anteriores dejen de ser una gran compra, el Pocophone F1 lo ha cambiado todo comercialmente, pero hay que saber qué es y qué no es.

Al contar con un Snapdragon 845, al que saca un gran partido como vimos en su análisis, rápidamente se comparó la estrategia de Xiaomi con los Pocophone con la de OnePlus. Las especificaciones más altas en apartados sensibles al rendimiento (SoC, almacenamiento UFS 2.1 de mucha calidad y buena disipación), para dejar paso a otros de gama media en aspectos quizá menos relevantes para el público al que apuntan (materiales, calidad y tecnología del panel, refinamiento del sistema, etc).

El OnePlus 6 cuesta 190€ más que el Pocophone F1, y se nota en diseño, cámara, pantalla, refinamiento del sistema, etc.

Al probar el Pocophone F1 durante unos días entiendes por una parte que la comparación haya existido, pues a nivel de rendimiento el terminal es espectacular, pero si has usado un dispositivo reciente de OnePlus, sabes que la empresa de Carl Pei va, en ciertos aspectos, varios pasos por delante, tras recorrer un camino de varios años que Poco sólo acaba de comenzar. No hay nada que reprochar a la submarca de Xiaomi, pues a diferencia de OnePlus en sus comienzos, que se anunciaba como un asesino de gamas alta presumiendo de ser igual o incluso mejor que ellos, con el Pocophone F1 sólo presumen de ser el "maestro de la velocidad", título que aunque quizás no tenga de forma demostrada, no está lejos de representar lo que el Poco es.

Pocophone F1 vs OnePlus 6

Cuando comparamos estos terminales no hay que perder de vista que, a precios oficiales sin descuentos, hablamos de una diferencia de 190€ a igualdad de especificaciones en almacenamiento y RAM. La superioridad del OnePlus 6 es, por tanto, lógica, si es que se puede encontrar en la estrategias de establecimiento de precio de la compañías.

Cámara: donde OnePlus 6 ya es gama alta a cada vez menos pasos de los mejores

En en el análisis del OnePlus 6 ya dijimos que, por fin, la compañía había conseguido acercarse mucho al rendimiento de la gama alta de su año, quedando, quizá, ya sólo una generación por detrás si se tienen en cuenta todos los apartados de imagen. Los más de 400€ que separan al OnePlus 6 de terminales de gama alta de marcas tradicionales explican la diferencia, y eso, ni más ni menos es lo que ocurre con los 190€ que un usuario debe añadir si en lugar de adquirir un Pocophone F1 adquiere un OnePlus 6. Ocurre lo que siempre pasó en la gama alta, donde se decía que los últimos 200€ o 300€ eran los que marcaban la diferencia en cámara.

El Pocophone F1 cuenta con un muy buen sensor, con píxeles grandes con luminosidad comparable a casi todos menos al Huawei P20 Pro, pero fallan otros elementos de la ecuación. Por ejemplo, la apertura, f/1,9. Se trata más de una cifra de 2015 que actual. De hecho, terminales como el Moto G5 Plus ya llevaban f/1,7 el año pasado. Otro aspecto clave que falta al Pocophone F1 y a los OnePlus anteriores al 6 desde el 3T es la estabilización óptica de imagen. Todo ello hace que, en conjunto, no haya por qué esperar que la cámara del Pocophone F1 esté cerca o supere a la del OnePlus. Y no lo hace.

Sin entrar demasiado en la experiencia de disparo, que es más rápida y ágil en el OnePlus, vemos qué dicen los resultados. Todas las pruebas se han hecho en baja luz, pues es la situación que mejor puede reflejar esos 200€ de diferencia. En otros escenarios, el Pocophone F1 está mucho más cerca. En una primera prueba, centrémonos en ver qué tal manejan ambos terminales el balance de blancos sobre un dibujo en una pared iluminada con farolas.

La diferencia es enorme. En detalle se percibe mayor nitidez, pero es en balance de blancos donde el Pocophone F1 pierde de manera considerable. Tras múltiples intentos, sólo conseguí un tono más frío ajustando el balance de blancos en "Manual", que no es el ideal para el usuario medio. Amigos que estaban viendo cómo hacía las fotos se extrañaron mucho, al ver las pantallas a cierta distancia, del tono de la escena.

Para ver las imágenes en tamaño real, hacer click sobre las imágenes. Todas las imágenes originales de la comparativa pueden verse y descargarse sin edición en este álbum.

Izquierda: OnePlus 6. Derecha: Pocophone F1.

Ahora veamos qué tal el detalle sobre texto y texturas de fotos. Como se puede volver a ver, el OnePlus 6 gana por goleada al Pocophone F1, y sí, las dos fotos están enfocadas y realizadas en varias ocasiones. El OnePlus 6 aplica más nitidez artificial, pero aun así, el Pocophone no logra hacer oposición en nada. Vuelve a tener un balance de blancos menos preciso, y falta detalle por todas partes. El texto es lo más clamoroso, pero la textura de la madera también refleja buen detalle en el OnePlus y mucho detalle lavado en el PocoPhone.

Izquierda: OnePlus 6. Derecha: Pocophone F1.

En la próxima imagen, veremos un resultado que no refleja la realidad entre ambos terminales, pero que desde que comencé a usarlo se da cuando falta cierta luz y o bien se activa el HDR automáticamente (como sucedió), o bien lo activamos nosotros. Se pierde absolutamente todo el detalle, la imagen se contamina con ruido de color, y los artefactos infestan el resultado. Hablamos de una imagen, la del Poco a la derecha, que ni en 2011 sería aceptable.

Izquierda: OnePlus 6. Derecha: Pocophone F1.

Es algo que se puede comprobar fácilmente comparando una toma del Pocophone F1 con y sin HDR, como veremos en la siguiente imagen.

Izquierda: Pocophone F1 sin HDR. Derecha: Pocophone F1 con HDR.

Tras todo esto, se puede concluir que la cámara del OnePlus 6 es bastante superior, tanto en aspectos que hemos repasado como en otros menos relevantes para el usuario, como el rendimiento de las lentes (la distorsión lateral en el Pocophone F1 es bastante elevada respecto al OnePlus). La cámara del Pocophone F1 no es mala, sino todo lo contrario. Es exactamente lo que le podemos pedir a un terminal de 329€, frente a todos los gama media que prometen mucho por hasta 500€ y ofrecen un rendimiento bastante inferior. Son esos los que deberían ofrecer más, el Poco ofrece en su justa medida, como ya demostraron el Mi A2 y el Redmi Note 5 batiendo a todos sus rivales directos.

Pocophone F1 no es un smartphone para puristas

MIUI for Poco está muy bien, pero presenta fallitos incomprensibles para quien quiera una experiencia completa.

Me considero una persona bastante exigente con el software en general, y con Android en particular. Duramente muchos años tomé a MIUI como uno de los grandes puntos débiles de Xiaomi. Desde hace un par de versiones, eso ha cambiado. Pongo a MIUI, en aspectos como la fluidez, por encima de capas como Samsung Experience (Touchwiz para los viejos del lugar) pero, más allá de cosas que siguen sin corregir del todo, como que ciertas notificaciones no se desplieguen, existen problemas que otros fabricantes solucionan mejor.

Por ejemplo, desde Android 7.0 Nougat, Google y los fabricantes permiten cambiar no sólo el texto, sino también el tamaño de la interfaz. Es algo que la mayoría permite hacer desde los ajustes de pantalla, pero de forma más personalizada en "Ajustes de desarrolladores". En el Poco y en otros Xiaomi con MIUI, eso no es posible, por lo que la pantalla se aprovecha mucho menos (dependiendo del gusto de cada usuario). Hay una manera algo compleja de solucionarlo a través de un PC (requiere incluso conexión por VPN), y funciona. Sin embargo, rompe todo lo que tiene que ver con el notch, que pasa a tapar la pantalla, pues la opción no está diseñada para ser usada por el usuario final. En el OnePlus 6, por ejemplo, todos los cambios que se hacen no influyen en el notch ni en cómo se dibuja la interfaz, incluso cuando lo escondemos.

Como ejemplo más famoso, el Pocophone F1, de nuevo gracias al notch, no muestra los iconos de notificación en la barra de estado superior. Es algo que MIUI no hizo durante algunas versiones, pero dejaba activarlas. Ahora, a la izquierda del notch se encuentra un reloj que hace que nos perdamos las notificaciones si tenemos el terminal en silencio y queremos saber novedades de un vistazo, sin bajar la cortina. Sería algo al estilo iOS, con la diferencia de que en iOS los numeritos o badges de la pantalla de inicio funcionan mucho mejor y son más informativos. Este fallo del Pocophone F1 me ha hecho perder muchas notificaciones y mensajes.

Además, a diferencia de lo que ocurre en el OnePlus 6 y en otros terminales, notificaciones que deberían ser prioritarias como la de reproducción Spotify, se sitúan debajo del resto de mensajes, y no arriba. Eso provoca que tardes más tiempo en pausar la reproducción o en cambiar de canción. En Tidal, por ejemplo, la notificación sí se sitúa arriba, pero luego va bajando.

También hay buenas noticias para el Pocophone F1

Como hemos dicho, Xiaomi y Poco han sido totalmente honestas y no han presumido de lo que no podían. Más allá de materiales y otros aspectos irrelevantes para su apuesta, el Pocophone F1 es muy superior al OnePlus 6 en autonomía, llegando a las 10 horas de pantalla o en ofrecer ampliación por tarjetas microSD. En pantalla, por ejemplo, cuenta con una panel inferior y peor calibrado, pero que brilla más que el débil del OnePlus 6. En altavoces hay empate, y quizá gana el Poco por el asunto del doble altavoz, aunque el superior es casi inexistente.

El Pocophone F1 es una gran compra, y acertar sólo dependerá de tus necesidades. No es mejor terminal fotográfico o multimedia que el OnePlus 6, pero quizá no necesites que lo sea.