Parece que la próxima película centrada en James Bond, la número veinticinco, ya va por buen cauce. Desde el estreno de la anterior, Spectre (Sam Mendes, 2015), han transcurrido tres años, durante los que ha habido algunas polémicas. Se debatió lo que pasaría si el actor londinense Idris Elba (The Wire) le personificara: al difunto Roger Moore (The Man with the Golden Gun), que se enfundó con su piel en varias ocasiones, se le quiso malinterpretar en marzo de 2015 al decir que debía encarnarle alguien “inglés, inglés” sin haber mencionado a Elba siquiera; y el guionista y escritor Anthony Horowitz, responsable de las dos últimas novelas protagonizadas por el agente secreto de Ian Fleming, Trigger Mortis (2015) y Forever and a Day (2018), aseguró en mayo de ese año mismo que Elba “es demasiado rudo y callejero para el papel”, a lo que el aludido respondió en septiembre: “Nunca pierdas la sonrisa. No se necesita ningún esfuerzo y no duele. Lo aprendí en la calle”.

También se estuvo hablando de la posibilidad de que, tras Daniel Craig (Casino Royale, Skyfall), que ha sido su rostro en las últimas películas y aún lo será al menos en la siguiente, una mujer tomara el testigo como Jane Bond. En verdad, tanto que un actor negro, una actriz o alguien de ambas características sean elegidos para repartir mamporros con elegancia y habilidad a los supervillanos de la saga fue algo que no descartó la productora Barbara Broccoli en diciembre de 2017: “Estas películas tienden a reflejar los tiempos actuales, por lo que siempre intentamos llevarlo al límite”, de manera que “todo es posible. Ahora mismo, [James Bond] es Daniel Craig y estoy muy contenta con él, pero ¿quién sabe qué deparará el futuro?”, declaró. Hasta la primera ministra británica Theresa May ha pedido que una mujer sustituya a Craig, un cambio interesante teniendo en cuenta que, hasta ahora, seis hombres se han enderezado su negra pajarita.

Con esta opción, el nombre de Gillian Anderson (The X-Files) suena como sonaba el de Elba hasta que el intérprete lo rechazó con claridad el pasado mes de agosto en una entrevista; y eso que él mismo se había puesto manos a la obra para avivar los rumores dos semanas antes al escribir en Twitter: “Mi nombre es Elba, Idris Elba”, pero tal vez sólo estaba troleando a sus seguidores y a la cansina prensa cinematográfica, que le ha estado dando la murga con el asunto todo este tiempo. Y Anderson bromeó en Twitter. A día de hoy, los actores Sean Connery (Goldfinger), George Lazenby (007 al servicio secreto de su Majestad), el mencionado Roger Moore, Timothy Dalton (The Living Daylights), Pierce Brosnan (GoldenEye) y el propio Daniel Craig componen la lista de Bonds, con siete filmes los dos primeros, uno, dos, cuatro y próximamente cinco los otros, muy british y poco callejeros, tal como le gusta al imprudente Horowitz.

Sin embargo, para ser justos, hay que decir que el novelista inglés se disculpó luego en Twitter con estas palabras: “Realmente lamento que mis comentarios sobre Idris Elba hayan sido ofensivos. Esa no era mi intención. Me preguntaron en mi entrevista si Idris Elba haría un buen James Bond. En el artículo, expresé la opinión de que, en mi en mi mente, Adrian Lester [actor británico negro (London Spy)] sería una mejor opción, pero no soy director de casting, entonces, ¿qué sé yo? Torpemente, elegí la palabra «calle» por la tenebrosa encarnación de Elba del detective inspector jefe John Luther [Neil Cross, desde 2010] estaba en mi mente, pero admito que fue una mala elección de palabra. Estoy mortificado por haber ofendido”. Y no sólo pidió disculpas en Twitter, sino incluso en persona: en la première de una película, se le acercó con ese propósito y, según él, el intérprete no pudo haberle recibido “más encantador, más agradable, más humano”.

No obstante, también se han manejado otros nombres. Tom Hardy (Origen) le dijo a The Daily Beast sobre sus papeletas: “Si hablas de eso, estás automáticamente fuera de la carrera. ¡Así que no puedo comentar nada!”. Riz Ahmed (Rogue One) le explicó a GQ: “Cualquier estiramiento el molde de nuestros arquetipos tradicionales es atractivo para mí, así que sí [me gustaría ser James Bond]”. La actriz Diane Keaton apoya a James Norton (Black Mirror): “Tiene todo lo que se necesita”, le aseguró a Sky News. Y también Michael Fassbender (Steve Jobs), Tom Hiddleston (Medianoche en París), Henry Cavill (Whatever Works), Cillian Murphy (The Dark Knight), Luke Evans (Tamara Drewe), Damian Lewis (Band of Brothers), David Oyelowo (Interestellar), Aidan Turner (El Hobbit) y otros. El director Steven Spielberg, por su parte, apuesta por el debatido Idris Elba según Express: “Me encantaría ver un Bond de color. Creo que Idris sería mi primera elección si Daniel [Craig] decide no volver”.

https://twitter.com/GillianA/status/734145694055976960/photo/1

Como las especulaciones sobre Elba en el traje de James Bond han sido inextinguibles y él las ha calificado como “el rumor más salvaje del mundo”, ha tenido tiempo de sobra para responder de distintas maneras hasta la definitiva. Durante una de las emisiones del programa estadounidense Good Morning America en julio de 2016, dijo lo que sigue: “Si sucediera, sería por la voluntad de una nación, porque no se ha hablado de mí en los estudios para nada de eso. Pero, a donde quiera que vaya, la gente quiere que suceda”. Y terminó bromeando así: “Si soy realmente sincero, hombre, creo que soy demasiado viejo para eso. No puedo estar corriendo en automóviles, entre damas y martinis. ¿Quién quiere hacer eso? ¡Suena terrible!”. Y, en octubre de 2017, se expresó así en una entrevista para The New York Times: “Creo que se trata más de: «Sólo queremos que un negro interprete a James Bond» en lugar de: «que Idris Elba, el actor, interprete a James Bond»”.

En enero de 2018, por la misma pregunta, respondió así en una charla con la revista Variety durante el Festival de Sundance: “¿Estamos interesados en tener a un Bond más allá de un personaje masculino? Podría ser una mujer, podría ser una mujer negra, podría ser una mujer blanca. Pero creo que, con ese personaje, a todos nos gustaría ver que hacen algo distinto. ¿Por qué no?”. Así que calienta, Gillian Anderson, que algunos quieren que salgas. No obstante, el director yanqui Antoine Fuqua (Southpaw) le dijo a The Daily Star a mediados de agosto que la productora Barbara Broccoli que ya es hora de que un actor negro obtenga el papel de James Bond, y él contestó: “Idris podría hacerlo si estuviera en forma. Se necesita un tipo con una presencia físicamente fuerte. Idris tiene eso”. De todos modos, deberemos aguardar a que pase Bond 25 y se concrete otra película. Tal vez nos llevemos todos una gran y grata sorpresa.