Electronic Arts sigue a vueltas con los micropagos. Si hace unos días contábamos la decisión de ofrecer los DLC de Battlefield V y Anthem de forma gratuita, hoy tratamos una noticia bastante menos positiva de cara al jugador. Y es que, como reportan desde el periódico holandés Metro, Electronic Arts podría estar involucrada en un delito según las leyes belgas en lo concerniente a los micropagos y cajas de loot.

Tal y como contamos el pasado mes de abril, la justicia belga prohibía las cajas de loot en los videojuegos, considerándolas un juego de azar, bajo importantes multas económicas e incluso pena de prisión. Overwatch, Counter Strike: Global Offensive y FIFA fueron los principales afectados de esta decisión. Ha pasado casi medio año y compañías como 2K Games y Valve han regularizado su situación, retirando y adaptando los pagos in game prohibidos en el país, pero desde Electronic Arts no han movido fecha al respecto.

De hecho, Andrew Wilson, CEO de la compañía, afirmó en mayo que "no cree que las cajas de loot sean una forma de apuesta ilegal ya que los jugadores siempre obtienen un número específico de objetos en cada caja". Asimismo, que éstos no puedan ser vendidos o intercambiados por dinero real dentro del propio juego los alejaría, siempre según su visión, de la pena impuesta por la justicia belga. Wilson confirmaba entonces que pretenden "seguir adelante" con esta práctica.

Así pues, parece que nada va a cambiar de cara al inminente lanzamiento de FIFA 19. Desde EA Sports sí confirmaron que, ahora, cada sobre dentro del modo Ultimate Team especificará las probabilidades de obtención de cada tipo de cromo pero, más allá de eso, seguirán apostando por una modalidad centrada en los micropagos y en las cajas de loot (sobres de cromos, en este caso) que arrasa entre los más jóvenes y que, según la sentencia belga, entra de lleno en el mundo de los juegos de azar.

Y es que las palabras de Wilson mezclan términos que poco tienen que ver: sí, la cantidad de cromos que un jugador obtiene en cada sobre es específica y está prefijada pero, más allá, lo que éstos puedan incluir queda totalmente al azar, igual que una máquina tragaperras o una tarjeta de rasca y gana.

Por el momento, no hay información definitiva sobre las acciones de la justicia belga al respecto pero, dada la trayectoria de Electronic Arts y el modo Ultimate Team de FIFA, parece difícil pensar que darán marcha atrás. Otro cuestionable movimiento que añadir a una generación repleta de altibajos por parte de la compañía.