Fondeadora quiere desafiar a la banca tradicional mexicana

Los fundadores de Fondeadora, René Serrano y Norman Müller, tiene un nuevo objetivo: dar acceso a una banca alternativa a la población desbancarizada de México.

Por – Sep 20, 2018 - 19:41 (CET)

Después de haber pasado las riendas de Fondeadora, la primera plataforma de crowdfunding en México, a Kickstarter hace casi dos años, sus fundadores, René Serrano y Norman Müller, se plantearon un nuevo objetivo: crear el primer challenger bank mexicano.

Con Fondeadora, estaban resolviendo una pequeña parte del problema en el sistema financiero, el acceso a capital, relataron el par de emprendedores en entrevista con Hipertextual. Así que decidieron aprovechar la comunidad que construyeron a través de Fondeadora para llevar su visión más allá con un banco 100% digital.

“Es un banco que reta al sistema bancario, al sistema financiero, a partir de una estructura de operaciones corporativa y una propuesta de valor basada en elementos que no existen en la banca ahora”, explicó Norman a este medio, y añadió:

Esto es banca ética, elementos de tecnología, de descentralización y de democratizar las estructuras jerárquicas de poder.

Su plataforma de crowdfunding los hizo ver los diversos problemas en la banca tradicional en México. Por un lado, quien no cuenta con un historial crediticio o colateral, inmediatamente queda excluido de poder acceder a un capital por esta vía. Por otro lado, un 30% de los creadores que habían logrado con éxito conseguir capital para sus proyectos no tenían una cuenta de banco personal a la cual transferir después los fondos obtenidos de la comunidad.

“Imagina que tan roto está el sistema financiero para que alguien que hace una campaña de crowdfunding exitosa no tenga cuenta de banco”, comentó Norman. “Cuando nos empezamos a clavar en estos temas de falta de acceso al sistema financiero en México, nos dimos cuenta que casi el 70% de las personas está desbancarizada”, agregó René.

Cortesía de Fondeadora

Otra cuestión que destacaron Norman y René es la forma en que los bancos tradicionales hacen negocios enfocándose en sólo un 20% de la población y dejando de lado al resto de la gente, “los olvidados”.

Además, el modelo de negocio de los bancos está atado a que el usuario se equivoque. Por ejemplo, explicó René, el cobro de una comisión al sacar dinero de un cajero que no es de tu banco o el cobro de una comisión por realizar un pago a destiempo. “Todo este sistema basado en errores del usuario es lo que le da las grandes ganancias a los bancos”, señaló.

Si bien ya hay grandes avances tecnológicos, no están enfocados en desarrollar propuestas de valor que sirvan para distribuir los servicios básicos a las personas, aseguró Norman. Para resumir la visión que tienen para Fondeadora Banco, citó una frase del escritor William Gibson:

El futuro ya está aquí, sólo que no ha sido distribuido equitativamente.

La misión de Banco Fondeadora

La misión del primer challenger bank mexicano que desafiará a la banca tradicional de México es: “bancarizar a la mayor parte de la población que hoy está olvidada”. El objetivo de Banco Fondeadora es ser un banco 100% digital que ofrece los mismos servicios que un banco tradicional pero de forma gratuita. En palabras de René:

Queremos crear un movimiento revolucionario, que se entienda que Fondeadora Banco es la lucha contra el sistema y que tú te puedes unir a él.

De entrada, algo que distinguirá a Banco Fondeadora y que muestra los valores de la marca es que están buscando un mecanismo para que la comunidad de Fondeadora sea socia de este challenger bank con sus propias acciones o que tenga participación a manera de dividendos. Otro elemento es un sistema de transparencia sobre el estado y los resultados de sus operaciones con el dinero.

La banca alternativa

Cortesía de Fondeadora

Nada de que hay que ir a una sucursal a firmar papeles o perder una hora y media esperando para ser atendido por un ejecutivo. Banco Fondeadora ofrecerá todos los mismos servicios que un banco tradicional con la diferencia de que sólo estará disponible a través de una plataforma digital, a la cual cualquiera puede acceder desde el escritorio con su ordenador o dispositivos móviles como una tablet o un smartphone.

Asimismo, como cualquier banco tradicional, ofrecerá una tarjeta física. Para ello, Banco Fondeadora tiene diferentes niveles de cuentas en relación a la cantidad de dinero que se puede almacenar, lo que dependerá de cuánta información proporcione la persona. El primer nivel sólo requiere de una identificación oficial, mientras que para el segundo y tercer nivel se pedirán más datos.

Otra ventaja es la rapidez, pues será posible abrir una cuenta básica de ahorro en un minuto, comentó René. "Poder abrir una cuenta en un minuto, eso no existe en América Latina", añadió Norman.

A partir del 1 de octubre, la gente puede registrarse en la lista de espera de la aplicación de Banco Fondeadora para recibir una tarjeta, que será entregadas a finales de diciembre. Además, la primera tarjeta que recibas será completamente gratuita.

Aparte de ofrecer la posibilidad de recibir dividendos, reiteró René, están buscando mecanismos que permitan construir una base de socios iniciales con la comunidad de Fondeadora.

Un equipo mejorado y recargado

En esta primera etapa, René y Norman están desembolsando la inversión inicial y, en un futuro cercano, se unirán algunos fondos de capital de riesgo, aseguraron. Ellos dos permanecerán como socios gerentes y al proyecto se une como nuevo director del Banco Fondeadora Federico Patiño, quien ha sido líder de área en N26, un challenger bank en Alemania, el cual es uno de los tres bancos digitales más importantes en Europa.

Cortesía de Fondeadora

Los retos de Banco Fondeadora

Por un lado, los emprendedores están atentos a la publicación de las leyes secundarias de la Ley Fintech.

Por otro lado, a largo plazo tienen en la mira incluir criptomonedas en Banco Fondeadora, ya que tienen la convicción de "encontrar formas de descentralizar el poder establecido a través de protocolos tecnológicos descentralizados", expresó Norman, y ahondó:

[Queremos ofrecer] una experiencia tecnológica desarrollada desde una visión hacia el ser humano... que la estructura esté bien, funcione bien y permita que un servicio que está roto ahora, sea algo que le funcione a las personas.

En concreto, la visión de René y Norman es "crear interoperabilidad en el sistema financiero". Eso significa que se pueda tener multidivisas, transferir dinero más fácil de un país a otro y, sobre todo, que la gente tenga control de su dinero.

Y, quizá ese sea el reto más grande, verdaderamente dar acceso a la población desbancarizada de México y que "sea realmente cercano a los usuarios", como señaló René.

En Fondeadora hubo más de medio millón de personas que aportaron a campañas, agregó René, y, pese a los errores que llegó a tener la plataforma en cuestiones tecnológicas, "lo que hizo que funcionara el modelo tuvo mucho que ver con que era una experiencia muy centrada en el servicio al cliente, en estar muy cercano a la comunidad, hablar directamente, explicar cuando había un error y por qué lo había. Ese DNA lo vamos a transferir a las nuevas operaciones".

Si bien hay un público millennial que será early adopter de este challenger bank, su público objetivo más importante es el resto de la población que también puede beneficiarse con este servicio.

"Queremos ir a un espectro mucho más grande y nuestra mira está puesta en la gente que realmente está desprotegida y que no está para nada en el scope de los bancos tradicionales", destacaron, y añadieron:

Nuestra misión es bancarizar a México... Nuestros esfuerzos van a ser siempre hacia un mercado que no está siendo atendido.

De acuerdo con Norman, 84% de los mexicanos tienen algún tipo de smartphone, de los cuales sólo el 40% está bancarizado.

"México siempre va por detrás y creo que ahora es el momento. Por eso el auge de las Fintech, porque está tan mal y tan podrido el sistema financiero actual, que es totalmente necesario y lo vemos como una misión de vida", concluyó René.