Apple Watch Series 4: primeras impresiones

Nuevo diseño, más velocidad y una pantalla 30% más grande. El nuevo Apple Watch Series 4 nos ha sorprendido en nuestras primeras impresiones.

Por – Sep 13, 2018 - 4:07 (CET)

El evento de septiembre de Apple se ha enfocado en dos productos: iPhone y Apple Watch. Era de esperarse, por un lado el smartphones es el producto más exitoso de la historia de la compañía y no tiene sentido quitarle importancia, por otro lado está el smartwatch, que representa el futuro, donde la tecnología, más que usarla, se viste.

Lo he comentado en más de un episodio de Dínamo, nuestro podcast sobre Apple, el Apple Watch es el producto de la compañía que más me emociona, donde veo más innovación y donde veo inmensas posibilidades que no son posibles, ni con un iPhone, un iPad o un Mac. La combinación de sensores que se acercan a los aspectos más íntimos de la persona, el siempre cargarlo y el acceso a una interfaz que diseñada para mostrar información, mirándolo uno o dos segundos, me resulta sumamente interesante y atractivo.

Así que ahí está, el nuevo Apple Watch Series 4, con nuevo diseño, con pantalla más grande y un rango de tamaños totales distintos, ahora 40 y 44 pulgadas. Más pantalla —30% más grande— equivale a más y mejores usos, dice la teoría. ¿En la práctica es igual? He tenido oportunidad de ponerme uno de estos nuevos modelos y usarlo, estas son mis primeras impresiones, aunque más adelante publicaremos una reseña en profundidad del producto.

Es mucho más rápido

El Apple Watch Series 4 tiene un chip S4 que Apple asegura que es "hasta el doble de rápido", no dan mucho más detalles, pero es en comparación al modelo anterior. Jamás han dado cifras exactas de desempeño —como un iPhone, iPad o Mac— y hacerlo sería ridículo, pero detrás de la velocidad del producto condiciona la facilidad de uso.

¿Es más rápido? Sí, es mucho más rápido y realmente se nota en el cambio. El cambiar entre esferas tiene la misma sensación de moverse entre aplicaciones abiertas en un iPhone, sorprende en un producto tan pequeño.

Las apps se abren más rápido, pero en las pocas pruebas que fui capaz de hacer, lo hacía con las preinstaladas que son todas de Apple. Tocará experimentar ese aumento de velocidad en aplicaciones de terceros.

Ese 30% más de pantalla hace una diferencia importante

Tengo la sospecha que el futuro del Apple Watch no está en apps individuales, donde abres una u otra dependiendo de lo que necesitas sino en agregar y quitar complicaciones que muestran información relevante para cada persona.

Lo anterior se evidencia en el diseño de las nuevas esferas, que en conjunto con ese 30% más de pantalla hace que sea capaz de mostrar mucha más información al mismo tiempo que puede ser consultada de un vistazo en uno o dos segundos.

Es una forma mucho más efectiva de usar el reloj que tener que acercar el brazo, acceder al launcher de apps y esperar a que abran, o cambiar entre una y otra.

También más poder de procesamieneto significa que el Watch es capaz de mostrar y actualizar más información al mismo tiempo, además de tener la capacidad de tener esas animaciones tan complicadas a 60 cuadros por segundo sin ningún tipo de esfuerzo.

40 milímetros: el tamaño universal

Probando en el brazo los dos tamaños nuevos, 40 y 44 milímetros he notado algo que sospecho que es una nueva estrategia de posicionamiento de Apple: el de 40mm es un modelo universal que funciona para prácticamente todos los tamaños de muñecas.

Pero tiene otra ventaja: permite que personas que antes preferían el de 42 pulgadas puedan usar el de 40 y ahorrar un poco de dinero. ¿Aún así necesitas algo un poco más grande? Está el de 44mm por 50 dólares/euros más.

Un producto de lujo

El Apple Watch Series 4 de acero inoxidable, sobre todo con el nuevo diseño, tiene poco que envidiar a cualquier reloj de lujo. Estoy seguro que el modelo en acabado de oro será un éxito importante de ventas, sobre todo considerando su precio, 699 dólares/euros (sí, aquí sí hay paridad) por el modelo de 40 milímetros.

Un precio significativamente menor que el los Edition, ya descontinuados, que pretendían apelar al segmento interesado en productos de lujo: el Apple Watch Edition original costaba más de 10.000 dólares/euros.

Electrocardiograma

El momento cumbre de la presentación del Apple Watch fue el anuncio que el nuevo modelo tiene la capacidad de hacer electrocardiogramas. Es un avance inmenso, con un nivel de innovación importante que abre las puertas a posibilidades importantísimas a nivel salud.

La relación entre la tecnología y la salud en productos de consumidor sigue siendo relativamente nuevo y todavía cuesta mostrar el valor y la importancia de cara al usuario. Es por eso que no suele llamar suficientemente la atención, pero las posibilidades son grandes. El tener medido el ritmo cardiaco en todo momento y a todas horas fue un muy buen primer paso, el electrocardiograma puede salvar vidas.

La función está desactivada fuera de Estados Unidos, pendiente de ser aprobada por agentes regulatorios locales.

Con el Apple Watch Series 4 la primera impresión ha sido muy positiva, pero publicaremos una reseña a fondo del producto en próximos días. Será lanzado en España el 21 de septiembre. Todavía no hay fecha para México y otros países latinoamericanos.