En sus respectivas presentaciones, el Pocophone F1 de Poco y el Xiaomi Mi 8 han presumido de contar con desbloqueo facial. Además, respecto a la mayoría de sus rivales, que tienen un reconocimiento facial basado en una foto y menos seguro (como el Mi Mix 2s), ambos terminales cuentan con un sensor de infrarrojos que no sólo les aporta seguridad extra, sino que les ofrece un gran rendimiento sin importar que haya más o menos luz. Para alcanzar el nivel del Face ID del iPhone X, Xiaomi ofrece un sistema mejorado en el Mi 8 Explorer Edition.

Sin embargo, tanto en el Pocophone F1 como en el Xiaomi Mi 8, el desbloqueo facial viene desactivado, sin que la interfaz muestre siquiera que el móvil tiene la posibilidad. En el Xiaomi Mi Mix 2s ocurre lo mismo, aunque todo depende de las ROMs usadas (Global, Europea, China, etc). Para activarlo en los tres terminales basta con seguir estas intrucciones:

  • Abrir la aplicación "Ajustes". Una vez dentro, buscar "Ajustes adicionales". En "Ajustes adicionales", elegir la región Hong Kong (también pueden funcionar India, Rusia o Taiwán, pero no está confirmado en todos los terminales).

Cambiar de región no trae ningún perjuicio que hayamos observado. Una vez activado, volvemos a ir a "Ajustes", y buscamos el apartado "Pantalla de bloqueo y contraseña". Una vez dentro, aparecerá la opción "Añadir datos faciales". Tras esperar tres segundos, el sistema nos hará una foto y ya podremos contar con desbloqueo facial en el Pocophone F1, y en los Xiaomi Mi 8 y Mi Mix 2s.

El rendimiento del ajuste con el Pocophone F1 es muy bueno en todas las situaciones y a casi cualquier distancia corriente de desbloqueo. Eso sí, se echa de menos mayor personalización, en el sentido de que Xiaomi y Poco, como otros, permitan reconocer el rostro, pero no desbloquear para poder leer con tranquilidad las notificaciones de la pantalla de bloqueo. Es algo de lo que OnePlus dispone, y suelo llevarlo activado en el OnePlus 6.

Dínamo

Dínamo es el nuevo podcast de Hipertextual donde hablamos, discutimos, analizamos y nos obsesionamos con Apple.