Estudiantes valencianos quieren diseñar el Hyperloop del futuro

Una treintena de alumnos de la Universidad Politécnica de Valencia se presentaron a la Hyperloop Pod Competition III de SpaceX, la compañía de Elon Musk con su prototipo Valentia.

Por – Ago 17, 2018 - 9:00 (CET)

Valentia es el prototipo presentado por los estudiantes de la Universitat Politècnica de València (UPV) para participar en California la Hyperloop Pod Competition III de SpaceX, cuyo fundador es Elon Musk, y con el que han quedado en el octavo puesto a nivel mundial. Pero ¿qué es el Hyperloop?

¿Te imaginas llegar en apenas media hora de Madrid a Valencia o Barcelona? Pues el Hyperloop está pensado exactamente para eso: "Está demostrado que funciona. El Hyperloop conecta un punto A y un punto B mediante tubos. Dentro de las tuberías iría el tren. Igual que el tren ahora mismo viaja a través de raíles, en este caso sólo necesitaríamos un tubo", explica Javier Arroyo, capitán del equipo, a Hipertextual.

Pero la idea no queda ahí ya que dentro del tubo, el tren "levita" y "es capaz de funcionar en el vacío", como si estuviera en el espacio. "Bajo estas condiciones -añade Arroyo- no hay nada que te frene, ni el aire ni el suelo, es como si estuviera moviéndose en el espacio. Y es ahí donde se pueden alcanzar grandes velocidades, aunque está limitado a 1.200 kilómetros hora por la barrera del sonido".

Imanes y energías renovables

¿Cómo levitan estos trenes rapidísimos? Pues a base de imanes. "El tema de los imanes ya está probado en los trenes de alta velocidad en China y Japón". Sin embargo, no llegan a alcanzar las máximas velocidades que se esperan de este tipo de tecnología porque ahí "no existe una atmósfera de tubo, por lo que el aire les frena" y sólo alcanzan "unos 700 km/h". Pero hay otro problema, en este caso económico: "Los imanes están puesto a cada kilómetro de vía, lo que encarece mucho su construcción, por lo que los tienen solo para distancias cortas", señala Arroyo.

Y el Hyperloop tiene otra solución: los vagones estarían construidos con los imanes y así se abarataría los costes, como explica el jefe del equipo valenciano de la UPV. "El tubo podría ser de hormigón u hormigón reforzado y es importante que tenga materiales ferromagnéticos" y así se atraería el vagón para hacerlo levitar. Mientras que los trenes tendrán que ser "lo más ligeros posibles" y para ello los materiales que se barajan son fibra de carbono o aluminio aeronáutico.

Pero esto no es todo. Como no puede haber ningún tipo de combustible dentro del tubo, toda la energía será renovable: "Todo tiene que hacerse con baterías y sistemas de refrigeración que no sean contaminantes, todo esto puede venir de fuentes de energía renovable".

Octavos del mundo

Como si estudiar una carrera no fuera suficiente, cinco jóvenes decidieron en octubre de 2015 que usarían su tiempo libre para participar en la Hyperloop Design Weekend Competition y tan solo unos meses después, en enero de 2016, comenzaron a recibir sus primeros premios: a Mejor Diseño Conceptual y Mejor Sistema de Propulsión.

Y desde entonces han crecido hasta formar un equipo de 30 estudiantes que a finales de julio se enfrentaron durante siete días a las pruebas más difíciles propuestas por SpaceX. Incluida, el último día, la prueba de velocidad: una carrera entre los prototipos que buscaba encontrar aquel que tardaba menos tiempo en llegar a meta.

"Llevamos muchas cosas que les gustaron y nos dieron este octavo puesto", comenta Arroyo. "Fibra de carbono, sistema de baterías de aeromodelismo, aviónica, código de navegación, sistemas redundantes pero seguros... Llevábamos sistemas muy competitivos y que nos diferenciaban del resto", explica desde el otro lado del teléfono.

El equipo de más de treinta alumnos es multidisciplinar y se dividen en el taller, desde el principio, según sus cualidades "y viendo qué problemas puede resolver cada uno". Ahora, podrán descansar después de todo el trabajo realizado en el curso tras las pruebas en California. Todas las horas empleadas en Hyperloop se ha visto recompensada con un octavo puesto. Estos estudiantes valencianos han llevado a España al top 10 mundial con su prototipo y esperan continuar haciéndolo cada vez mejor.