España será la casa del próximo centro de desarrollo que Virgin Hyperloop One instalará en suelo europeo para llevar a cabo operaciones de puesta en marcha y expansión de este sistema de transporte por el viejo continente. Así lo ha comunicado este martes Adif, quien ha hecho las veces de intermediaria entre el Ministerio de Fomento y la compañía norteamericana para un acuerdo de gran impacto en el que se llevaba varios meses trabajando.

El contrato firmado convierte a la malagueña localidad de Bobadilla en uno de los puntos clave a nivel mundial de Hyperloop One, que a partir de ahora comenzará la construcción de un centro que permitirá "desarrollar, probar y validar en España los componentes de este sistema diseñado para desplazamientos de hasta 1.200 km/h", según han manifestado. El centro se encuentra ubicado en esta localidad debido a que se beneficiará de la nave de experimentación que Adif tiene en dicha localidad, actualmente en desuso, teniendo acceso a una superficie de 19.000 metros cuadrados en los que poder operar con libertad.

Este espacio permite acomodar los equipos requeridos para las pruebas de hardware necesarias para el desarrollo de esta tecnología de alta velocidad.

Una millonaria inversión que creará empleo

La inversión necesaria para poner a funcionar al máximo rendimiento este centró de Virgin Hyperloop One será de 500 millones de dólares, un potente desembolso que estará destinado a crear la infraestructura necesaria –incluyendo zonas de fabricación, plataformas de prueba y equipos de Virgin Hyperloop One– y que se encuentra supeditada a obtener 126 millones de ayudas públicas. Todo ello revertirá en la creación de 250 puestos de trabajo directos de alta cualificación y "cientos de puestos indirectos mediante la creación de un ecosistema necesario para la fabricación de sistemas Hyperloop a nivel mundial".

Virgin Hyperloop One, que es la segunda gran empresa con sede en Estados Unidos en instalarse con un centro propio de grandes dimensiones en el país tras la decisión de Netflix de hacer lo propio el pasado mes de julio, fue protagonista en diciembre de 2017 por haber conseguido establecer un nuevo récord de velocidad con una de sus cápsulas, que consiguió alcanzar los 386 kilómetros por hora. Habrá que esperar aún, eso sí, para ver cuáles son los resultados que proporciona este nuevo lugar de operaciones y los avances que se obtienen con él.