Cuando todo parecía ir viento en popa, la sombra vuelve a cernirse sobre Tesla. Tras haber alcanzado –no sin esfuerzo– hace unos días la meta de fabricación de 5.000 unidades de Model 3 a la semana en lo que parecía un claro punto de inflexión para la firma de Elon Musk, las dudas acerca de su futuro vuelven a resurgir tras conocerse que la compañía habría solicitado a varios de sus proveedores que le devuelvan dinero de pagos realizados desde el año 2016 como parte del plan para poder volver a la rentabilidad.

Así lo desvela The Wall Street Journal, que ha tenido acceso a uno de los correos que la compañía norteamericana ha enviado y confirma la solicitud de cantidades "significativas" de dinero a diferentes proveedores alrededor del globo. Por el momento, se desconoce quiénes son estos y cuál es el nivel de relevancia que tienen para la empresa.

Aunque desde Tesla ni lo confirman ni lo desmienten, el mercado ya ha comenzado a reaccionar ante unas informaciones que ponen de nuevo en primer plano la poca estabilidad económica del fabricante. El precio de su acción ya cae cerca de un 4 % en las horas previas a la apertura del mercado en lo que apunta a una jornada poco plácida para Musk.

Quemando dinero

Tesla ha estado, durante los últimos tiempos, quemando dinero en aras de lograr las metas marcadas a toda costa y forzando un ritmo de producción (del Model 3, en este caso), que han llevado a la empresa a contar con un preocupante flujo –negativo– de caja. Ahora que se han alcanzado los niveles de fabricación del mencionado vehículo, sin embargo, parece que hará falta algo más que eso para que la compañía no se declare en bancarrota, algo que muchos señalan que podría ocurrir este mismo año.

La petición a los proveedores de la devolución de parte del dinero ya pagado es interpretada por muchos como un acto desesperado por parte de Tesla por conseguir liquidez sea como sea y evitar un desastre mayor que podría evidenciarse de manera especial en los dos últimos resultados financieros del año. No se sabe aún cuántos accederán, en vistas a no perder a un cliente de tamaña importancia, y cuántos harán caso omiso de la solicitud. Por lo pronto, la compañía presentará el informe trimestral correspondiente al segundo periodo anual el próximo día 1 de agosto.