Los últimos meses no han sido precisamente alegres para el equipo de Elon Musk. Desde que el Model 3 debutara el pasado verano, el optimismo en torno a la empresa norteamericana parece haberse diluido sustancialmente.

La razón es muy sencilla: Tesla no está produciendo el número de Model 3 que esperaba, los beneficios de la compañía se resienten y la caja de dinero líquido disponible no hace más que disminuir.

Los últimos resultados financieros, presentados ayer ante los inversores, han sido una continuación de esa misma historia. Durante el primer trimestre de 2018, Tesla obtuvo 3.408 millones de dólares en ingresos, mejorando sustancialmente los 3.288 millones del trimestre previo y los 2.696 millones del primer trimestre de 2017. Sin embargo, ese incremento en ingresos no sirvió para reducir las pérdidas, que crecieron hasta los 785 millones de dólares.

El flujo de caja de Tesla también fue objeto de malas noticias. Se vio reducido en más de 700 millones de dólares, y superó (negativamente) las estimaciones de los analistas.

Aumentar la producción del Tesla Model 3 es vital para alcanzar la rentabilidad y los flujos de caja positivos.

A pesar de todo, Elon Musk mantiene la calma frente a inversores y analistas. El CEO de la empresa norteamericana aseguró durante la llamada y en la carta adjunta a los resultados financieros que Tesla volverá a los flujos de caja positivos en la segunda mitad de 2018 (tercer y cuarto trimestre).

La clave, como no podía ser de otra forma, es la producción del Model 3. Elon Musk reconoció que la empresa norteamericana cometió un gran error en la extrema automatización de la producción de este vehículo.

Esta situación, junto con otros factores, ha causado cuellos de botella en la fabricación del Model 3, que debió alcanzar un ritmo de 5.000 vehículos a la semana en diciembre de 2017. A día de hoy, sin embargo, Tesla apenas produce 2.000 vehículos a la semana.

Elon Musk confía en incrementar ese ritmo de producción hasta las 5.000 unidades en las próximas semanas. Su logro será vital para alcanzar la rentabilidad y los flujos de caja positivos en la segunda mitad de año, tal y como su equipo financiero ha expuesto.