Actualizado 10 de julio 8:45. La tercera reunión entre el Comité defensor de los derechos de los trabajadores de Amazon y la dirección de la compañía ha vuelto a quedar desierta en lo que a propuestas se refiere. Según explica Comisiones Obreras, el sindicato encargado de llevar a cabo las negociaciones, Amazon ha argumentado que la Dirección americana aún no ha aprobado su propia propuesta. Lo cual, para el colectivo de trabajadores solo significa una cosa: Amazon no quiere evitar la huelga de tres días que los empleados de planta de San Fernando de Henares tienen planeada para la próxima semana. Justo en los mismos días que el Prime Day.

El delegado del sindicato Douglas Hrper, ya explicaba que, pese a tener negociaciones pendientes, la realidad es que la huelga era prácticamente inevitable. Amazon España tenía la potestad para decidir la situación con sus empleados, sin embargo, según explican, la tecnológica está tirando balones fuera delegando la decisión a instancias internacionales.

"Hemos pasado ya tres semanas desde que se reabrió la mesa de negociaciones, y los representantes sindicales seguimos sin recibir respuesta por parte de Amazon, a pesar de qe la dirección europea se comprometió a acelerar las reuniones". Desde Amazon mantienen su posición de cordialidad con los sindicatos:

“Amazon es un empresa justa y responsable y, como tal, estamos comprometidos con el diálogo, que es una parte inherente a nuestra cultura. Nos comprometemos a garantizar una cooperación justa con todos nuestros empleados, incluyendo unas buenas condiciones de trabajo y un entorno respetuoso e inclusivo.”

Según explican desde Comisiones Obreras, el sindicato no abandona el diálogo que, parece ser, no podrá tener lugar de nuevo hasta después de la huelga. Aunque mañana mismo, se presentará ante el Instituto Laboral, una última oportunidad que no se ve con buenas perspectivas por parte de los propios sindicatos.

Toda esta situación viene arrastrándose desde diciembre de 2016, cuando el convenio acordado con los empleados de planta de Amazon caducaba sin remedio. Se empezaba entonces un proceso de casi dos años que terminaba con la primera huelga de trabajadores de la compañía en España, justo unos días antes de caducar el tiempo legal de la renovación o renegociación del mismo
, y siguiendo la estela del resto de países europeos que ya habían pugnado por sus derechos años antes. Sobre la mesa, la cuestión de las bajas medicas. Semanas después, el grupo de empleados sufría un golpe bajo por parte de la tecnológica: Amazon aprobaba el convenio sectorial de forma unilateral. Era entonces cuando se planteaban nuevas convocatorias de huelga e, incluso, elevar la situación a nivel europeo. De momento, la huelga está segura para la próxima semana. Faltaría confirmar el alcance internacional.