Después de multar la semana pasada con más de 4.000 millones de euros a Google por abusar de su posición dominante con su sistema operativo Android, la mano férrea de la comisaria Margrethe Vestager ha vuelto a actuar. Esta vez las damnificadas serán Asus, Philips, Pioneer y Denon & Marantz, todas ellas empresas del sector tecnológico que han sido halladas culpables de realizar un pacto a cuatro bandas para elevar el precio de sus dispositivos vendidos a través de canales online.

El cuádruple acuerdo consistía, según se detalla en un documento publicado este martes por la Comisión Europea, en acordar o fijar unos precios de venta mínimos que todos aquellos distribuidores que vendían productos de las marcas debían cumplir, contraviniendo cualesfueran sus deseos particulares. Esto se ha traducido, de manera efectiva, en que los consumidores han estado pagando un precio superior en las compras de sus dispositivos debido a una acción que va contra las regulaciones de competencia europeas.

Así lo ha expresado Vestager, que comienza a adoptar un aspecto de auténtica villana para las multinacionales:

Como resultado de las acciones tomadas por estas cuatro compañías, millones de consumidores europeos enfrentaron precios más altos para electrodomésticos, secadoras de pelo, ordenadores portátiles, auriculares y muchos otros productos. Esto es ilegal según las normas antimonopolio de la UE. Nuestras decisiones de hoy muestran que las normas de competencia de la UE sirven para proteger a los consumidores cuando las empresas se interponen en el camino de una mayor competencia de precios y mejores opciones.

111 millones de multa

Además de la imposición de los precios a los distribuidores, llama la atención el modus operandi de Asus, Philips, Pioneer y Denon & Marantz, de las que se asegura que amenazaban a los minoristas que distribuían sus dispositivos a precios menores que los propuestos con la retirada de los suministros en el futuro. Unas conductas del todo inapropiadas que terminan ahora con una sanción de un total de 111 millones de euros que podría haber sido mucho mayor de no haber colaborado las empresas con la Comisión para esclarecer el asunto.

De esta manera, Asus es la que mayor importe deberá abonar al organismo regulador, con una cantidad que se queda en 63,5 millones de euros tras haber aplicado una rebaja del 40 % sobre la suma inicial. Otro tanto se descuenta a Philips, que pagará 29,8 millones de euros y a Denon & Marantz, que abonará 7,7 millones. Por último, Pioneer ha conseguido una rebaja más generosa, del 50 %, que deja su importe a pagar en 10,2 millones de euros.