La compra de Shazam por parte de Apple queda paralizada por la Comisión Europea. El organismo regulador concluye que la operación debe investigarse pormenorizadamente dada la posible influencia directa en competidores como Spotify.

El comunicado emitido por el organismo señala lo siguiente:

A la Comisión le preocupa que, tras la adquisición de Shazam, Apple pudiera obtener acceso a datos comerciales sensibles de los consumidores de sus rivales. Ese tipo de datos permitiría a Apple segmentar los clientes de sus competidores y animarles a cambiar a Apple Music. Como resultado, los servicios de *streaming* de música rivales podrían quedar en desventaja competitiva.

La Comisión Europea no considera a Shazam como un punto de entrada a los servicios de música en streaming, pero teme que la compañía de Cupertino retire los enlaces a otros servicios de streaming tras la adquisición. La medida restaría visibilidad a los competidores y mejoraría el posicionamiento de Apple Music.

Durante las próximas semanas, la Comisión Europea investigará las posibles implicaciones de la compra. Una vez concluido el proceso, el organismo dictaminará si la compra puede hacerse efectiva dentro de la Unión Europea.