Apple ha presentado hoy resultados correspondientes al tercer trimestre de su año fiscal, correspondiente a los meses de abril, mayo y junio. Aunque tradicionalmente suele ser el más flojo de la compañía en lo que a ventas respecta, pues recoge los meses en los que no han sido presentados nuevos productos y, además, queda ya lejos de la siempre potente campaña navideña, la compañía ha logrado unas sólidas cifras para mostrar a sus inversores.

De esta manera, los ingresos de la empresa aumentan en un 17% respecto al mismo trimestre del año pasado y alcanzan los 53.300 millones de dólares. Tras esta cifra podría estar, de manera muy relevante, el mayor precio de venta medio de los iPhone 8, iPhone 8 Plus y iPhone X, algo que se ha evidenciado en trimestres anteriores y que se vuelve a repetir ahora, incluso cuando el periodo no es típicamente uno de los más propicios en términos de ventas.

Ventas por producto durante este trimestre:

  • iPhone: 41,3 millones
  • iPad: 11.6 millones
  • Mac: 3.7 millones

El trimestre del Apple Watch y los servicios

Con una renovación en septiembre que ahora ya se encuentra a la vuelta de la esquina, el Apple Watch sigue demostrando no solo que no tiene competencia en términos de venta en el mercado de wearables actual, sino también la cada vez mayor importancia para Apple. Aunque la compañía no da cifras exactas de venta de este producto por considerar que no sus números no son tan relevantes por separado como para hacerlo –aunque es probable que comience a proporcionarlas en un futuro cercano, dado el volumen de negocio– su inclusión en la categoría Otros (que comparte con el Apple TV, los AirPods o los Beats, por ejemplo) permite hacerse una idea de su crecimiento trimestre a trimestre.

En esta ocasión, las ventas de este segmento se mantienen al alza, con un crecimiento del 37% anual, con unas estimaciones de ventas del Apple Watch que rondarían los 4 millones de unidades. Igualmente, el apartado de Servicios continúa con el constante ascenso que llevamos viendo históricamente, con un Apple Music que es cada vez más potente en cuanto a número de suscriptores y que proporciona un crecimiento del 31% respecto al mismo trimestre del año pasado.

El trimestre sin pena ni gloria para el resto de productos

La proximidad con los nuevos lanzamientos después de verano contiene en cierta medida el aumento en ventas de los iPhone, iPad y Mac, que en esta ocasión crecen o decrecen de manera leve debido al poco interés que generan en este periodo del año. De esta manera, el iPhone consigue vender 41,3 millones de unidades, reportando unos ingresos de 29.906 millones de dólares.

El iPad, por su parte, desciende en un 5% respecto al mismo periodo de 2017 y se sitúa en 11,5 millones de unidades, acusando la no renovación del iPad Pro y apuntando a unas bajas ventas de su nueva tableta de entrada, presentada en marzo y enfocado al sector de los estudiantes y aquellos que buscan el consumo multimedia. quedando el Mac en último lugar con un movimiento casi inexistente, vendiendo 3,7 millones de unidades y provocando una descenso anual del 5%.