La segunda temporada de The Handmai’s Tale se está emitiendo desde el 25 de abril pasado. Luego de 11 episodios la situación para June y todos los oprimidos de Gilead sigue tan desesperante como siempre (incluso peor). Como preparación rumbo al final de temporada repasamos algunos de los momentos clave de la adaptación televisiva de la novela homónima de Margaret Atwood.

Te recomendamos no seguir leyendo si no estás al día con la serie, por obvias razones, pues hablaremos de lo ocurrido hasta el último episodio emitido, el 2×11 llamado «Holly».

##El terror como medida de intimidación

Los regímenes totalitarios (los reales y los de la ficción) se caracterizan, entre otras cosas, por el atropello a las garantías individuales, el abuso de autoridad en muchos sentidos y que el poder queda en manos de unos cuantos. La República de Gilead que poco a poco hemos conocido desde la mirada de una handmaid, nos ha erizado la piel muchas veces y nos ha arrancado varias lágrimas de impotencia y tristeza.

Una de las prácticas más efectivas de un estado totalitario es la intimidación a partir del terror. Así lo descubrimos en los flashbacks de los personajes (de June, Moira y más tarde de Serena) y cómo el movimiento de Gilead fue ganando terreno hasta convertirse en un temible brazo de poder.

Uno de los momentos más estremecedores lo vimos justo al inicio de temporada (vaya forma de comenzar una entrega), cuando tía Lydia apagó toda flama de rebelión que las handmaids hayan podido abrigar luego de que se negaron a lapidar a su hermana Janine. Recordemos cómo reunieron a todas las chicas vestidas de rojo y las llevaron a la horca, les colocaron la cuerda y sólo en el último minuto se les concedió otra «oportunidad». Todo este montaje fue orquestado para aterrorizar a las handmaids que, además del tremendo susto que se llevaron, tuvieron que pagar su afrenta con diversos castigos físicos. (La tía Lydia es siniestra en verdad).

¿Es feminista la serie ‘The Handmaid’s Tale’ y la novela en la que se basa?

##El embarazo de June

El embarazo de June se convirtió en su boleto de vida. En las diversas ocasiones que nuestra protagonista cruzó la férrea disciplina de Gilead y de los tiránicos Waterford, lo único que la ha salvado ha sido su embarazo, de otra forma ya habría sido borrada del mapa… o llevada a las temidas Colonias (lugar que nos da pie para la siguiente clave).

##La vida en las Colonias

En muchas ocasiones escuchamos de las Colonias como un lugar aterrador a donde, por lo menos, enviaban a morir a los que no servían a los propósitos de Gilead y a los detractores del sistema. Todo esto lo conocimos de la mano de Janine y de un personaje que se ha desarrollado bastante en esta temporada: Emily.

Las Colonias son campos de la muerte en donde se obliga a trabajos forzados a los que envían ahí. En esta segunda entrega vimos cómo el ambiente y las tierras están contaminadas con materiales radioactivos, mientras que las trabajadoras tienen a penas algo qué comer.

##El destino y pasado de Emily

Como decíamos, el personaje de Emily se desarrolló bastante en esta temporada y descubrimos que solía ser una académica brillante y admirada, que tenía una esposa y un hijo (los cuales lograron huir a Canadá). Al paso de las historias de los personajes hemos descubierto cómo las políticas totalitarias fueron carcomiendo poco a poco todos los derechos y garantías individuales; cómo de un momento a otro los pasos duramente ganados como el matrimonio igualitario fueron revocados sólo por que sí. También como se gestó la persecución de minorías en nombre de un movimiento radical justificado con la interpretación al pie de la letra (y de forma sólo conveniente para las élites) de la Biblia.

##La destrucción del cuarto poder

Cuando June logró huir al principio de la temporada permaneció un tiempo en las oficinas de The Boston Globe. Ahí descubrió el destino de muchos periodistas y cómo fueron asesinados ahí mismo, probablemente por sorpresa. Esto nos da una idea de cómo Gilead fue en escalada hasta derribar (literalmente) a todos los enemigos, en este caso al cuarto poder que, como cualquier otro estado totalitario haría, destruyó hasta sus bases.

##Los motivos de Serena Joy Waterford

El personaje de Serena es otro del que pudimos conocer muchos más detalles de su vida anterior. Ahí descubrimos de su trasfondo, de sus intereses, de su verdadero móvil para permitir que Gilead y su esposo tomaran el control de su vida. También descubrimos que la maldad puede esconderse en caras agradables, y es que Yvonne Strahovski hace un extraordinario interpretación de este complejo personaje que nos lleva de la empatía al odio en un instante.

https://hipertextual.com/juno/the-handmaids-tale-yvonne-strahovski

##Los demás «engranes» de Gilead

En la primera temporada conocimos el microcosmos en el que Gilead justifica sus prácticas, es decir en el funcionamiento y rituales de la casa de los comandantes con sus handmaids, marthas, choféres y demás. Durante la segunda temporada hemos conocido a otros engranes de este estado. Como las «esposas económicas», el destino y educación de las chicas jóvenes casaderas (a los 15 años) como la esposa que le dan a Nick, quien, además de mostrarnos con su ejemplo cómo se educa a las nuevas generaciones en Gilead, también nos da una lección como espectadores pues por un lado se vuelve antagonista de June y por el otro nos hace odiarnos por odiarla pues, además de solo ser otra víctima del sistema, es sólo una niña.

##Cómo funciona la República de Gilead

En esta segunda entrega vimos uno de los momentos más sorprendentes de la serie en el episodio 2×06, «First Blood», cuando Ofglen se hace detonar en medio de una reunión de comandantes. Más tarde Fred Waterford y su esposa viajan a Canadá para fortalecer la relación con ese país y descubrimos los tensos lazos diplomáticos que hay entre esos dos países. Una persona se acera a Serena y le dice que es parte del gobierno de los Estados Unidos y le ofrece ayuda para «liberarla»; además de ponerla entre la espada y la pared también revela que el gobierno de EU tiene su base en Anchorage, Alaska.

Un huevo de pascua que apoya este hecho (que coincide con la historia de la novela) es un mapa que puede verse en el episodio 2×10, cuando June visita una lejana casa para encontrarse con su hija. Ahí se pueden ver tres cuadros del mapa de Estados Unidos en donde un color rojo va cubriendo el territorio. Sin duda se trata del progreso del poder de Gilead hasta lograr que el gobierno se exiliara a Alaska.

No nos queda más que disfrutar el último tramo de esta grandiosa serie, el último episodio se emite el próximo 11 de julio. The Handmaid’s Tale es una de las favoritas que se perfilan para los Emmys 2018.

La importancia de ‘The Handmaid’s Tale’ para el resurgimiento de #MeToo

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.