El pasado mes de marzo Stephen Hawking falleció a los 76 años de edad. Su muerte dejó un enorme vacío en el mundo de la ciencia, donde el físico había realizado importantes avances relacionados con los agujeros negros, describiendo la existencia de la luego conocida como radiación de Hawking. Sus cenizas han sido enterradas hoy en la abadía de Westminster, junto a grandes figuras como Charles Darwin e Isaac Newton. Pero la voz de Hawking no ha sido sepultada, sino que ha sido enviada en dirección al agujero negro más cercano, situado a 3.500 años luz de la Tierra.

La Agencia Espacial Europea (ESA, en inglés) ha enviado una pieza de seis minutos y medio de duración, en la que se intercalan fragmentos de la voz de Stephen Hawking con música compuesta por Vangelis, el conocido creador de bandas sonoras de películas como Chariots of Fire y Blade Runner. La composición ha sido lanzada con dirección al agujero negro 1A 0620–00, situado en un sistema binario con una estrella enana naranja en la constelación de Monoceros.

"Es un gesto bonito y simbólico que crea un vínculo entre la presencia de nuestro padre en este planeta, su deseo de ir al espacio y sus exploraciones del universo en su mente", ha dicho su hija, Lucy Hawking, que ha descrito el mensaje como una señal "de paz y esperanza". El envío de la voz de Stephen Hawking hacia el agujero negro fue realizado desde la antena de Cebreros, de 35 metros de diámetros, localizada en la estación de espacio profundo que la ESA tiene a 77 kilómetros al oeste de Madrid. Este nodo forma parte de la Red de Estaciones de Seguimiento de la Agencia Europea del Espacio, desde donde se mantienen las comunicaciones con misiones como Gaia.

"Es fascinante y, al mismo tiempo, conmovedor imaginar que la voz de Stephen Hawking junto con la música de Vangelis alcanzará el agujero negro en unos 3.500 años, donde se congelará en el horizonte de sucesos", ha explicado en un comunicado el profesor Günther Hasinger, director de Ciencia de la Agencia Espacial Europea. Mientras tanto, aquí en la Tierra, sus restos reposarán en una tumba donde aparece grabado "aquí yacen los restos mortales de Stephen Hawking", junto a una de sus famosas ecuaciones y un dibujo de un agujero negro. Uno similar al que llegará dentro de mucho tiempo su propia voz.